13 abr. 2008

Los Polanco

En mi medio profesional e intelectual, o al menos en parte de él,  está mal visto hablar bien de cualquier persona poderosa o rica, pero no quiero dejar de decir algo sobre Jesús e Isabel Polanco, que se han ido en menos de un año. Él, a los 76, algo por encima de la esperanza de vida de su cohorte; ella, a los 51, en su mejor momento.

Sólo una sobredosis de copeína o elmundina podría dificultar comprender que España no sería hoy la misma, y sí menos buena,  sin El País, la SER o Canal Satélite (hoy Digital). Estos medios han jugado un papel esencial –no único pero sí muy destacado- en la consolidación de las instituciones libres, la creación de una opinión pública informada, la formación de una antes inexistente (y hoy insuficiente) cultura liberal, democrática y social y la oferta de un ocio audiovisual no borreguil.

El papel de Santillana, origen del grupo empresarial, primera gran empresa del padre y objeto de dedicación de la hija, seguramente ha sido menos exclusivo, pero no menos importante. Si los primeros atisbos de modernización del sistema educativo español se hicieron visibles para los alumnos en la sustitución de la Enciclopedia Álvarez por los textos más coloridos y especializados de SM, Vicens Vives, etc., la señal definitiva de modernización lo hizo en Santillana y  Anaya, un proceso que aquélla llevaría luego a Colombia, México, Brasil y otros países americanos, a algunos de ellos por el impulso muy particular de Isabel Polanco.

El libro de texto, es verdad, es a veces un corsé que limita la iniciativa del profesor, lo que ha llevado a denunciar su presunto papel desprofesionalizador. Pero lo que puede ser cierto para algunos no lo es para la mayoría: el libro de texto es un instrumento siempre útil, aunque no exclusivo, para el buen profesor y, todo hay que decirlo, el seguro de vida del alumno, la garantía de que aun con el peor de los docentes no se verá privado del acceso al conocimiento escolar. Imposible prescindir de él y, por tanto, esencial hacerlo bien.

7 comentarios:

  1. "Sólo una sobredosis de copeína o elmundina podría dificultar comprender que España no sería hoy la misma, y sí menos buena, sin El País, la SER o Canal Satélite (hoy Digital). Estos medios han jugado un papel esencial –no único pero sí muy destacado- en la consolidación de las instituciones libres, la creación de una opinión pública informada, la formación de una antes inexistente (y hoy insuficiente) cultura liberal, democrática y social y la oferta de un ocio audiovisual no borreguil."

    MARIANETE, HA SIDO MUY DIGNO POR TU PARTE SALIR DEL ARMARIO DE ESTA MANERA. PRECIOSA CONFESIÓN.

    EL AÑÓ QUE VIENE EL CHAVES TE VA A CONTRATAR PARA DAR EL TRIPLE DE CONFERENCIAS

    ¡MACHAQUEMOS A LOS FASCISTAS!. ¡IMPONGAMOS NUESTRA LIBERTAD Y NUESTRA IDEA DE DEMOCRACIA!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18:31

    ¡CUANTO LES DEBES PILLÍN!
    Si metéis su nombre en el buscador del País aparecen miles de intervenciones

    ResponderEliminar
  3. Aunque no me considero un admirador del grupo PRISA debo admitir que es de los pocos que mantienen una cierta neutralidad y pluraridad dentro de los medios de comunicacion españoles. Desgraciadamente como a esgol y anonimo a muchos otros españoles les preocupa que otras personas no piensen como ellas y expresen sus opiniones, nadie hasta la fecha me ha obligado a leer el pais, ni a escuchar la cadena ser, durante mi vida los unicos que me obligaron a cantar el cara al sol y a ir a misa en el colegio eran algunos de los actuales miembros de la conferencia episcopal y del PP. Recuerdo de pequeño como en la Guinea como en las clases de historia nos decian que nuestros antepasados eran los celtas y los iberos pese a que casi todos los alumnos eran de la etnia Fan y Bubi. Me supongo que Esol y anonimo añoran esa epoca en que la informacion era transparente y objetiva, en donde habia una sola ley de origen divido y una sola historia veridica, en donde las mujeres y los hombres disfrutaban por igual de la libertad y la democracia. Lo siento, pero yo no puedo compartir con vosotros ese ideal de libertad y democracia,y sin embargo no por ello pienso que haya que machacar a alguien, esas expresiones nunca las he escuchado por parte del profesor o de los Polanco (les recomiendo la lectura del libro de estilo del Pais). En este pais, la unica entidad que elabora listas censurando autores y libros, que yo conozca, es el OPUS DEI siguiendo la linea de libertad y tolerencia ideologica abierta por el actual Papa cuando era el responsable de la congregacion para la doctrina de la fe, gracias a la cual muchas personas se han podido liberar de la influencias demoniacas de autores tan perversos como Anthony de Mello o Leonardo Boff.

    ResponderEliminar
  4. Franco, Franco, Franco...
    Estoy hasta las narices de escucharlo
    Yo no lo he vivido. Yo he vivido Chaves, Chaves, Chaves, Chaves...
    Su última creación:
    www.los7000.blogspot.com
    Hay más de 50 artículos en prensa denunciándolo, de todos los colores... excepto vuestro grupo Prisa
    Mascarell, poco me importa tu experiencia personal. Me importa la enseñanza de mi comunidad, y la dictadura que soporto; ante el rechazo masivo de La Orden la Junta se niega a dar las cifras oficiales, y solo engaña en sus comunicados.
    Ven a dar clases aquí, y ya verás como se te olvida la dictadura que vivistes.

    ResponderEliminar
  5. Esgol cierto que no puedo hablar de la situacion de la educacion en Andalucia porque la desconozco, aunque no creo que difiera mucho de la de Canarias, y creo que si hay cosas que denunciar, los medios de comunicacion deben de hacerse eco, por ese motivo precisamente no soy un admirador del grupo PRISA como tampoco de ninguno de los grandes grupos de comunicacion de este pais que tienen como practica bastante habitual el terjiversar u omitir la informacion, para mantener su credito politico. Aun asi en la vida creo que hay que juzgar a las personas tanto por sus errores como por sus aciertos y en ese punto creo que el profesor Enguita ha situado sus comentarios, como un reconocimiento en memoria a las aportaciones que realizaron unas personas dedicadas a su profesion.

    ResponderEliminar
  6. Jorge13:01

    Sabía que alguien lo iba a colgar. Gracias al Grupo Prisa de todo corazón por contribuir a "la formación de una antes inexistente (y hoy insuficiente) cultura liberal, democrática y social y la oferta de un ocio audiovisual no borreguil".


    La baba en la pluma

    Daniel Anido

    "Cuando fluye la baba y el periodismo se acojona la tiniebla va cubriendo el espacio vacío; un territorio abandonado que ocupan pajilleros, reprimidos, grasientos, puteros, siniestros, cobardes y acomplejados, con nombres y apellidos. Son de ilustres burgos, ansones, losantos, pejotas, usias y alguna que otra schlichting, pero segregan ese líquido viscoso y corrompido por la comisura de sus parpados, acentuando el asco que desprende su mirada. Tenemos que mirar sus caras, seguir con atención el recorrido; ver como avanza ese residuo pútrido que desciende por los pliegues hasta la boca, como carcome gota a gota su lengua relamida; como la inunda y luego la desborda, para proseguir su camino hasta la mano pegajosa que sostiene la pluma y derramar allí toda su miseria. Cuando fluye toda esta baba compartida y el periodismo se acojona, estos mirones clandestinos, estos fetichistas de la mugre, se proclaman profetas con derecho de pernada, levantan púlpitos con barrocos tornavoces, apoyan sus falanges en el antepecho, despliegan su abyección más tenebrosa y corrompen el espacio compartido. Cuando el periodismo se acojona delante de estos usurpadores del oficio, la cloaca extiende su dominio, se adueña de la plaza pública y construye allí su pasatiempo favorito: el juego delictivo del insulto, donde prevalece y se premia la discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, como pueden ser la orientación sexual, la fe o falta de ella, la ideología, la gestación, la edad, el nombre o el apellido. Cuando el periodismo se acojona delante de estos mediocres, que confunden la baba con el intelecto, nuestra profesión pierde el futuro; los ciudadanos, su libertad, y la democracia, el sentido. El periodismo tiene que hacer frente a la contaminación que desprenden estos exhibicionistas de la baba en la pluma, a la perversión que esconden bajo el necesario paraguas de la libertad de expresión. Son previsibles. Se plantan delante de sus víctimas y abren con rapidez sus gabardinas, dejando ver su desnudez intelectual. Pero, son cobardes. Si les plantamos cara, mirando fijamente sus despojos orgánicos, señalando con el dedo su minusvalía y mostrando nuestro desprecio con una sonora carcajada, que al tiempo alerte al resto de la ciudadanía, salen corriendo a esconder sus complejos y sus colgajos... en el fango. (A ellas, que sufren estos días el maltrato de quienes quieren robarnos el oficio: disculpas.)"

    ResponderEliminar
  7. Las personas capaces de reconocer el esfuerzo y la dedicacion de otras a una tarea, independientemente de que su labor nos parezca mas o menos valida, no son en absoluto babosas, una persona babosa es la que por incompetencia y falta de autoestima se limita a criticar por criticar, apalancado sin hacer nada en la acera de su propio mundo pseudointelectual. Una persona saludable al igual que un niño pueden babear ante una situacion que le parece placentera, el egocentrista por el contrario es el unico que contrae la enfermedad de la baboseria cronica que le provoca su propia retorica sin sentido.

    ResponderEliminar