21 abr. 2008

Ministerio de dependientes

En Democracy and Capitalism (1986), S. Bowles y H. Gintis (más conocidos por La escolarización en la América capitalista, 1976, expresión extrema de la teoría de la correspondencia) explicaban que el liberalismo dividió a la humanidad en dos: una parte a la que se presuponían capacidades plenas, las tuvieran o no, y que podría elegir en las dos grandes esferas societarias: en el estado, como votantes, y en el mercado, como compradores-vendedores; otra a la que no se le reconocía capacidad ninguna, aunque la poseyera, y a la que se colocaba en dependencia personal de los primeros. El primer grupo eran los electores (choosers); el segundo, los aprendices (learners). En el primero entraban los adultos… varones, blancos, metropolitanos, contribuyentes, etc.; en el segundo los menores, así como las mujeres, los no blancos, los pobres, los pueblos colonizados… Desde la segunda mitad del XIX, la historia ha consistido el paso de algunos subgrupos del segundo grupo al primero, y no ya aprendiendo sino con sangre, dolor y lágrimas (en una ocasión pude hacer notar a Gintis que, para el liberalismo clásico, los menores seguro que aprenden, las mujeres seguro que no y, los pueblos coloniales, unos sí y otros no; en cuanto a los menores, el concepto ha cambiado al adelantarse la mayoría de edad, hasta de coincidir hoy con la del acceso a la Universidad).

Pues bien, no sé aún qué consecuencias tendrá, pero no puedo dejar de señalar que, al separar Educación de Universidades e Investigación y unirlo con Familia y Servicios Sociales lo que se ha hecho ha sido crear un ministerio de los dependientes: la infancia, el alumnado, los viejos, los discapacitados y los pobres de solemnidad, de todos ellos a la vez se va a ocupar el nuevo Departamento (Deportes terminará con Cultura, ya lo verán). Los otros dieciséis se dedicarán a los asuntos de los adultos. Las mujeres, según su situación, caerán bajo éstos, bajo aquél o bajo el de tránsito (Igualdad).

5 comentarios:

  1. Esta clara cual es la estrategia del gobierno la misma que las de los grupos de interes que vegetan por las universidades españolas. El profesorado universitario es alergico a la docencia y sus unicos objetivos manifiestos son la promocion politica (parte importante de nuestros mandatarios provienen de tan ilustre casta) y la consecucion de una buena renta economica como asesores o colaboradores en empresas privadas.

    Ya esta tan asumido en la realidad cotidiana que la universidad no cumple ninguna funcion social que es logico que elijan este momento para hacerlo manifiesto. Lo que no tengo tan claro es como lo llevara el profesorado de secundaria lo de que vinculen su labor a con un servicio social y familiar.

    En este pais que a uno lo relaciones con un servicio social es algo despectivo, un campo reservado unicamente para fanaticos iluminados. De hecho entre el profesorado de secundaria persiste aun la autoimagen de cientificos incomprendidos y maltratados. La escuela y la universidad hace años que dejaron de cumplir una funcion social, para convertirse en instrumentos al servicio de la produccion economica, al igual que el deporte dejo de ser una actividad social recreativa y saludable para convertirse en objeto de consumo compulsivo. El hecho de que las facultades de educacion fisica pasaran a denominarse de ciencias de la actividad fisica y el deporte fue solo el primer paso, el proceso de conversion es sencillo de funcion social (educativa) a actividad cientifica y de ahi a comercial.
    No creo que podamos seguir anteponiendo los intereses de mercado a los de la personas, por lo que solo me queda trabajar y esperar que lleguen nuevos tiempos en los que se desarrolle una nueva conciencia hipocratica que reconozca la trascendencia social de la educacion.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo19:16

    Ernesto, esa frase "La escuela y la universidad hace años que dejaron de cumplir una funcion social, para convertirse en instrumentos al servicio de la produccion economica" es buenísima.

    El resto es una basura

    ResponderEliminar
  3. Lamento hacer comentarios en un todo absoluto, cuando los hago soy consciente de que estoy siendo injusto con muchas personas comprometidas con la enseñanza tanto en la universidad como en los centros de secundaria pero a veces uno debe desahogarse y probocar a un sistema que en su inercia arrastra a todo el mundo. Un ejemplo es el caso de las reivindicaciones de homologacion salarial del profesorado en canarias. Existen un monton de jovenes en paro y en vez de ser solidarios y pedir la contratacion de mas personal para docencia, servicios complementarios y extraescolares, se proponen subidas escandalosas de sueldo que en ningun caso mejoran la calidad educativa, argumentando que la administracion los discrimina en relacion a otros funcionarios, eso es cierto, pero el hecho que la administracion sea irresponsable y por motivos politicos, en un momento de crisis, les suba el salario a sus colaboradores directos no es excusa para serlo nosotros tambien. De vez en cuando hay que darse la vuelta y mirar para atras y acordarse de los que estan en paro o con contratos basura.

    Hace poco leí un libro que desde mi punto de vista da en el centro de la diana del problema, hemos convertido los discursos en el objeto de referencia cuando estos son simples construcciones de caracter polisemico, por contra son las relaciones las que nos situan en la realidad, creo que el conocimiento y la investigacion son muy importantes pero solo tienen sentido en el contexto de las relaciones que le dan sentido, o sea en el ambito de un servicio social. Si alguien esta interesado el libro es: Sidorkin, Alexander 2007 Las relaciones educativas. Barcelona. Octaedro.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:21

    Estimado Mariano, ahora se da cuenta usted de lo que se está haciendo con la educación. No parecía pensar lo mismo cuando se hizo el debate de la LOE, claro que ahora se secundariza la universidad y eso no le debe agradar mucho. Respecto al comentario de Ernesto sobre la huelga de Canarias, decirle en primer lugar que hace mucho tiempo que se pide más profesorado -y no solo allí- y que esto no es incompatible con pedir mejora salarial y de las condiciones laborales, más aún cuando con Navarra hay diferencias de hasta 6000 euros, y creo que estamos todavía en el mismo país. Por otra parte, no veo yo esa insolidaridad ni veo que seamos ciegos ante los que están en paro, lo que sí que veo es que nadie pone reparos hacia los sueldos de los futbolistas y mucho menos se escandaliza de los sueldos millonarios de los ejecutivos. La crítica no debe hacerse solo hacia un colectivo, sino hacia el tipo de sociedad que hemos creado, siempre y cuando se quiera ser objetivo. Está claro que soy profesor y sí un científico maltratado que cree además que la universidad tiene una gran función social que por distintos motivos no cumple. Un cordial saludo, José l. Garrido

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:55

    Apreciado José no soy de los que creen que la mejora de la calidad de vida debe igualarse a la baja, y pienso que los profesores son una parte muy importante de la sociedad a las que debe cuidarse por ejemplo estableciendo la jornada continua, concediendoles el grado de licenciatura a los maestros, o un estatuto de agentes publicos que les protega frente a la violencia social creciente de los centros. Pero existe un trasfondo que no se soluciona con aumentos de salarios irracionales e insolidarios. Cuando en canarias se pacto la jornada continua nadie en los sindicatos levanto la voz en defensa de los miles de chicos que iban a quedarse en la calle esperando la vuelta del trabajo de sus padres. Lo etico hubiese sido pactar la jornada asegurando los servicios complementarios que atendieran a las necesidades sociales de las familias, ahora en un momento de crisis, es cuando se pide a muchas de estas familias que apenas cobran al año esos 6000 euros y con sus empleos pendientes de un hilo, que se solidaricen con el profesorado en sus mejoras laborales, algo a todas luces indecente. Yo me escandalizo como muchas personas de lo que ganan los futbolistas, los actores, los politicos o algunos ejecutivos, incluso en mis 27 años en el mundo del deporte he conocido a muchos que lo hacen en silencio. Creo que el sistema se pervierte precisamente por ese silencio. Es licito cualquier mejora social pero no si ella se consigue a costa del silencio y el desentendimiento de las situaciones de desamparo e injusticia de buena parte de nuestra comunidad. Yo denuncio lo que creo que esta mal en la educacion como lo hago en el deporte porque son los campos en donde trabajo, me seria mucho mas facil denunciar a otros pero se me tacharia de ignorante y envidioso, por eso creo que la critica mas eficaz es la que se realiza desde la propia experiencia aunque con ello se gane la enemistad de buena parte del rebaño de profesionales estabulado. El silencio es una falta de respeto a los compañeros que si creen en los valores y la comunidad a la que servimos. Si dejamos dejamos de cumplir la funcion social que sentido tiene que la gente pague con sus impuestos nuestro trabajo. No creo en la desescolarizacion como propugnaba Illich, aun compartiendo sus criticas, creo que hay que rescatar la escuela publica de los intereses privados de una nueva oligarquia funcionarial.
    Ernesto Mascarell

    ResponderEliminar