31 jul. 2010

¡Ya me han purgado!

¡Y ha sido Izquierda Unida!
El pasado 10 de marzo recibí un correo de la Fundación Europa de los Ciudadanos, con una carta anexa de Pedro Chaves e Inés Sabanés -director y presidente, respectivamente, de dicha Fundación, subsidiaria de de Izquierda Unida- en la que se me invitaba a participar en el curso de verano de la Universidad Complutense titulado Nuevas Políticas Públicas para un Programa de Izquierdas, dirigido por Inés Sabanés -además diputada en la Asamblea de Madrid por IU. En el cartel del curso estaban Gaspar Llamazares, Cayo Lara, Willy Meyer y otras figuras políticas y académicas de IU o próximas, además de Robin Blackburn, director de la New Left Review. Yo debía participar en la mesa titulada "Repensando las políticas públicas: Educación", coordinada por Loles Dolz -portavoz municipal de IU en Majadahonda y Coordinadora del Área Federal de Educación de IU-, concretamente ayer, jueves, a las 16:30. Acepté la invitación y la puse en mi agenda.
Hace unos días, ya en vísperas del evento, me di un paseo por la web de los cursos de verano de la UCM, incluido el programa del curso, para encontrarme con la sorpresa de que me había caído del cartel, no ya sin explicación sino incluso sin previo aviso. Aunque la cosa era obvia, envié de inmediato un correo a mi corresponsal para que me lo confirmara, pues no quería ni aparecer donde no se me esperase ni estar ausente de donde se me esperase. Al día de hoy todavía estoy esperando la respuesta.
En medio, un mínimo incidente quizá lo explique todo.El 26 de abril publiqué en El País una columna de opinión titulada "Un primer paso con buen sentido" en la que, al paso que intentaba animar al pacto por la educación que ya era casi evidente que no tendría lugar, repasaba rápidamente cómo cada uno de los actores principales, tras llenarse la boca con la necesidad del pacto, no hacía nada por propiciarlo o lo hacía todo por boicotearlo. Al llegar a IU me referí brevemente a su "dogmatismo irreal", y a los pocos días recibí un correo algo airado de Dolz donde me adjuntaba varios documentos de esta fuerza política sobre el pacto y me reclamaba que aclarase mi posición, "dada la parqueda de mis argumentos". Aunque no lo respondí directamente, fue lo que hice de manerar pública unas semanas después (como sobre otras fuerzas polítcas y sociales) a través de este mismo blog, en este caso en el post titulado "Izquierda Unidad y el [no] Pacto por la Educación".
Desde luego no tengo la pretensión de ser invitado obligatorio de IU, pero, una vez que me habían llamado y había aceptado, me parece francamente sectario descabalgarme de la mesa -después de todo, habría sido una buena ocasión para discutir si mi caracterización de la posición de IU tenía o no fundamento, aunque he de decir que no era a eso a lo que pensaba dedicar mi intervención-, pero, además, se me hace de unos modales pésimos no tomarse siquiera la molestia de avisarlo y explicarlo. Decía Thomas de Quincey, en su magistral  Del asesinato considerado como una de las bellas artes, que se empieza asesinando y se termina llegando tarde a las citas. Pues eso: se empieza perdiendo los papeles en política y se termina por perder las buenas maneras.

5 comentarios:

  1. Pues ellos se lo pierden, ¿verdad?

    Siempre es un placer escucharle, Mariano, aunque no forzosamente se esté de acuerdo con lo que dice. Entiendo que es de pusilánimes no soportar la crítica ni consentir el contraste de ideas y razonamientos. En una mesa de diálogo donde todo el mundo está de acuerdo, ¿qué avance puede haber?

    Pienso que en España no estamos educados para dialogar ni debatir en términos razonables. Personalizamos en seguida, y tratamos de desprestigiar al oponente si no conseguimos argumentar mejor.

    Todos tenemos mucho que aprender todavía.

    ResponderEliminar
  2. Aurora19:08

    No creo que en España no estemos educados para dialogar e intentemos no generalizar la mediocridad de un cierto sector político, confundiéndonos con muchos de ellos que no tienen ni la formación, ni el nivel para dialogar.
    Solo tenemos que ver con que desfachatez se ha tratado a D.Mariano Enguita para constatar, una vez más, la ausencia de educación por parte de los políticos del evento.
    Pero de todos es sabido que cualquiera que pueda poner en evidencia la indiferencia que existe en España para todo lo relacionado con la educación, es persona non grata en ciertos círculos de la sociedad.

    ResponderEliminar
  3. Me inquieta la incapacidad de aceptar el disenso. Se nos llena la boca hablando de pluralismo y luego no lo soportamos.

    ResponderEliminar
  4. Me temo que usted ,en los últimos años está más cercano a los postulados del Psoe que a los de IU.

    A lo mejor tendría que invitarlo este partido en vez de IU.

    Si yo fuese de IU tampoco lo hubiese invitado como tal IU.

    Yo también pienso que a usted le pasa como a IU es bastante dogmático e irreal.Está fuera de la realidad educativa,dentro de sus dogmas teóricos librescos de la Universidad.

    ResponderEliminar
  5. Esta mañana he tenido conocimiento de la existencia de este post y me he quedado de piedra al leerlo.

    Afirma categóricamente el compañero Mariano que ha sido "purgado" por IU en un curso de verano, promovido por nuestra organización, al que había sido invitado por los responsables del mismo.

    Lo curioso no es que cuente las cosas a su manera y transforme lo que seguramente ha sido un malentendido(al parecer nunca se recibió su confirmación de participación) en toda una "explicación" del incidente.

    Presupone el compañero Mariano que todo obedece a que posteriormente le remití un correo-e con algunos adjuntos para que conociese de primera mano lo que estábamos planteando sobre la propuesta de pacto educativo promovida por el ministro Gabilondo. Lo hice, un tanto dolida lo reconozco, porque me parecía injusta su descalificación pública de la posición de IU ("dogmatismo irreal" fue su apelativo) y suponía que podía obedecer a su desconocimiento de lo que concretamente estábamos sosteniendo. Nunca recibí respuesta, pero tampoco lo pretendía. Mi única intención era proporcionarle información precisa.

    Presuponer que ese gesto por mi parte ha conllevado su salida del cartel de un curso donde mi única participación ha sido proponer nombres (el de Mariano Fernández Enguita, entre otros) y presentar-moderar una de sus sesiones, es tan arbitrario como falso.

    Quede además dicho que el compañero Mariano fue, a propuesta mía, el ponente que abrió unas Jornadas sobre la LOE organizadas por IU. Y me habría sentido muy satisfecha con su participación efectiva en el susodicho curso de El Escorial. Lamento el malentendido y niego rotundamente que haya sido purgado por nadie de IU.

    Loles Dolz
    Coordinadora Área Federal de Educación de IU

    ResponderEliminar