30 jun. 2009

Psicopatología gremial

No pasa una semana sin que reciba un correo electrónico de una madre desesperada sobre la jornada continua. El contenido es siempre el mismo: los profesores deciden imponerla y pasan por encima de los cadáveres de alumnos y padres para lograrlo, lo cual se traduce en engaños, abusos, atropellos, fraudes de ley y otros despropósitos a los que los padres no pueden hacer frente, porque no saben y porque temen –mucho y, a menudo, justificadamente- las represalias sobre sus hijos. Por supuesto que no siempre es así: algunos centros, o algunos equipos directivos, manejan la cuestión con guantes de terciopelo, pero desde esos centros no escriben pidiendo socorro.

Hasta ahora se habían librado de la pandemia de la llamada jornada continua las comunidades más prósperas, País Vasco, Navarra, Cataluña y Madrid (aunque no del todo), lo que no es casual, pues una sociedad civil más consolidada pone freno a la prepotencia del funcionariado. Pero ya llega la marea negra a Cataluña, en particular a Cambrils, que parece va a convertirse en experiencia piloto. Accedo a la web de ANPE, ese sindicato cuya única razón de ser en este mundo es que el profesor trabaje menos, y encuentro el típico panegírico sin fundamento sobre la continua: aumenta el rendimiento, genera consenso y disminuye la conflictividad, según estos espíritus desinteresados. O sea, es milagrosa.

En cambio, si se acude a la web nacional hay una encuesta sobre la posible utilidad de las becas para los alumnos en riesgo de abandono escolar: 76,2% piensan que serán inútiles, 17,5% útiles y 6,3% indiferentes (14/6 a las 22:08). Quizá no sepan que las becas-escuela en que se inspiran son consideradas un éxito por doquier, desde Brasil al Canadá.

¡Qué gente! ¡Ni la más leve duda cuando se trata de sus intereses, pero todo lo que haga la Administración o digan los padres está mal! ¡Qué fatiga! ¡Y pensar que se les ha encomendado formar intelectual y moralmente a nuestros hijos!

75 comentarios:

  1. Cristina23:17

    La implantación de la jornada continua es un problema que genera muchos conflictos innecesarios en la comunidad educativa.

    Creo que no deberían ser los padres quienes decidan la jornada escolar de sus hijos y la jornada laboral de los docentes, sino que la jornada escolar debería ser objeto de una regulación general y la jornada laboral de los docentes una negociación entre los Sindicatos y la Administración.

    La situación actual está perjudicando las relaciones familia-escuela y la educación de los menores.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que hay que democratizar el gobierno de la escuelas, sin representantes de los sindicatos.

    ResponderEliminar
  3. Lucía09:03

    Lo que más me preocupa del comentario del Sr. Fernández es que tiene razón.

    Nuestro centro implantó el año pasado la jornada continua experimental, a consecuencia de una supuesta “decisión consensuada”: el profesorado informó de los hipotéticos beneficios de la jornada continua en una reunión dónde el debate no existió debido a la irritación y el enfado crecientes de ciertos docentes ante cualquier intentó de los padres de expresar algún punto de vista contrario a la propuesta, en las hojas con su voto los padres tuvieron que anotar el nombre de su hijo y en el recuento de los votos sólo estuvieron presentes los docentes.

    La jornada continua se implantó de forma experimental con la promesa por parte de la dirección de volver a la partida si esta experiencia no fuese satisfactoria.
    Pero a pesar de que durante este primer año no se lograron los objetivos principales del proyecto (cuyos autores ahora tienen la jornada laboral continua y no se preocupan por alcanzar) y de las quejas de los padres por el aumento de los deberes (según el profesorado, no hay tiempo suficiente para terminar el trabajo en clase así que los alumnos tienen que llevárselo a casa para no tener retraso sobre le programa), la dirección del centro nos ha informado que en septiembre seguiremos con la jornada continua.

    El proceso actual en su conjunto no es democrático porque permite a los docentes favorecer sus intereses personales en detrimento de los intereses de los alumnos.

    Lamentablemente, muchos docentes aprovechan esta situación para imponer la jornada que más les conviene, sin importarles el perjuicio que representa por la educación de los menores.

    ResponderEliminar
  4. La única información que los padres suelen recibir sobre la jornada continua es la que les facilita el profesorado.
    En realidad existe mucha más información pero, por motivos diversos, la mayoría de las familias no tienen acceso a ella: la opinión de las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos, el punto de vista de expertos, artículos de prensa, el estudio “La hora de la escuela”…
    De la misma manera que los docentes proporcionan trípticos informativos sobre la jornada continua, quizás sería interesante que las AMPAs facilitaran también a las familias algún folleto informativo con su opinión y una pequeña bibliografía.

    ResponderEliminar
  5. El tema de la Jornada Continuada es ya viejo. Los únicos valedores de este desatino son los sindicatos.
    Se basan, sobre todo, en hipotéticos beneficios para padres y alumnos, beneficios que en ningun Centro donde se ha aplicado han sido conseguidos. De lo que no hablan nunca es de que los maestros y profesores (los docentes) van a disfrutar de una jornada laboral inmejorable, con las tarde libres para disfrutar de sus hobbies y para desconectar del stress de sus clases.
    No hablan nunca de que el contacto padres-Colegio se pierde definitivamente. De que los alumnos va a ir mucho más agobiados, de que los gastos para las familias van a aumentar como consecuencia de las actividades extraescolares en las que habrá que inscribir a los hijos para que no estén desatendidos todas las tardes. Y de muchos inconvenientes más.

    En nuestra Federación de APAs, (FAPA Gabriel Miró, de Alicante) hemos abierto hace tiempo un espacio de debate y de información sobre el tema. Estamos totalmente en contra de esta medida y de cómo se está aplicando, con absoluta falta de transparencia y de oportunidad de debate libre y democrático.

    Por si es de interés, dejo aquí enlace a la ponencia de Rafael Feito Alonso sobre el tema.

    ResponderEliminar
  6. Pedro19:27

    Y después los docentes se preguntan por qué ya no se les valora y respeta como en tiempos pasados...

    ResponderEliminar
  7. Susana19:43

    Si os interesa, esta página web contiene bastante información sobre la jornada escolar.

    ResponderEliminar
  8. María22:38

    Durante una tutoría, una maestra me dijo amablemente, que la jornada continua sería mejor para la educación de mi hijo. Olvidó precisar que también sería una mejora de su horario laboral.
    Intenté en vano iniciar una conversación sobre el tema: inmediatamente me recordó que los docentes tienen mucha experiencia y saben mejor que los padres lo que conviene a los alumnos.
    Así que me limité a escucharla mientras ella intentaba convencerme de que evitar dos desplazamientos al colegio sería una gran mejora, que podría conciliar la vida familiar y laboral (aunque termine mi jornada laboral a las 18h), que aumentarían las actividades extraescolares (aunque también podrían aumentar con el horario actual), que mejoraría el rendimiento escolar (aunque no existe ningún estudio científico que lo demuestre)…
    ¿Qué tenemos que pensar los padres de unos profesionales que sin sonrojarse lo más mínimo son capaces de mantener este tipo de discurso?
    ¿Realmente creen que los padres somos tan ingenuos y crédulos?
    Lo único que consiguen es desacreditarse y generar desconfianza.

    ResponderEliminar
  9. Peter10:00

    La jornada continua no mejora el rendimiento de los alumnos, ni sus resultados académicos, no reduce la tasa de repetidores, ni disminuye el fracaso escolar. De lo contrario, los centros educativos con jornada continua destacarían por sus excelentes resultados escolares y todos los centros privados ya la habrían implantado.

    La jornada continua no mejora la educación de los menores, pero mejora la jornada laboral del profesorado. Desafortunadamente, la falta de ética profesional de algunos docentes para conseguir implantarla está perjudicando a todo el colectivo.

    ResponderEliminar
  10. José Antonio17:06

    Tristemente, es una situación muy cierta.
    La directora de nuestro centro nos aseguró que los niños tendrían actividades extraescolares gratuitas por la tarde. No solamente no las hay, sino que la oferta ha ido disminuyendo y a final de curso el centro sólo abría dos tardes por semana. Así que los padres que trabajan hemos tenido que buscar soluciones para que nuestros hijos no estén desatendidos por la tarde: dejarlos con familiares, contratar a alguien, darles la llave de casa donde nos esperan hasta que volvamos o apuntarlos a academias privadas con el consiguiente coste económico.

    La directora y el profesorado de nuestro centro no tienen este problema, porque ahora su jornada laboral es continua y pueden atender a sus hijos por la tarde.
    En definitiva, la dirección del centro no dijo la verdad y se aprovechó de la confianza de los padres para conseguir una mejora de sus condiciones laborales.

    ResponderEliminar
  11. Angel17:33

    La actuación de ciertos directores y docentes para mejorar su jornada laboral está contribuyendo al desprestigio de esta profesión.

    ResponderEliminar
  12. Irene Ramos19:58

    No todos los docentes están de acuerdo con la jornada continua. Pero la actuación totalmente inadecuada de algunos de ellos está perjudicando a todo el colectivo.

    ResponderEliminar
  13. Pablo20:43

    La que se avecina en Cataluña...
    Los alumnos de esta Comunidad Autónoma tienen 6 horas de clase diarias. Si los docentes pretenden concentrarlas todas por la mañana, dudo mucho que el rendimiento escolar mejorará...

    ResponderEliminar
  14. Jaume13:48

    Lo cierto es que el año pasado un centro de Cambrils ya intentó implantar la jornada continua. El horario hubiera sido de cinco horas por la mañana y una por la tarde. Según dijeron los docentes, la asistencia de los alumnos a la sexta hora es optativa, por lo que se consigue la jornada continua si los niños no vuelven al colegio por la tarde.

    ResponderEliminar
  15. alberto08:27

    Todas las horas de clase representan un coste económico para la Administración y si los alumnos no acuden a clase por la tarde se está malgastando un dinero público.
    Además, me parece que la educación en nuestro país no está como para que los alumnos desaprovechen una hora de clase diaria, o sea, unas 20 horas mensuales.

    ResponderEliminar
  16. Tineo08:49

    No entiendo nada, pero que nada, el debate; si “la escuela” y “la familia” son entes que no se hablan, lo normal es que las decisiones que se toman estén al margen unos de otros. Desde que “la escuela” impuso, con la complacencia de “la familia”, su “derecho” a ser el único agente educador de la sociedad, lo normal es que hagan su trabajo según tengan a bien. (Cuando hablo de la escuela me refiero a la “publica” claro). .No entiendo esas lágrimas de cocodrilo D. Mariano, o más bien esa lagrimita socialdemócrata, al estilo de las lágrimas de Nerón cuando observaba el incendio de Roma.


    Para información de aquellos, que mantienen su ignorancia como escudo de armas familiar, les recuerdo esta noticia, que fue muy aplaudida por los sindicatos en la administración por estar consensuada entre ellos y el entonces ministro Jordi Sevilla.




    Los funcionarios de la Administración General del Estado podrán acogerse a partir de mañana al 'Plan Concilia'


    MADRID, 1 (EUROPA PRESS)


    Los funcionarios de la Administración General del Estado podrán acogerse a partir de mañana a las medidas que contempla el 'Plan Concilia', y que permiten una mayor flexibilización de los horarios y permisos de los trabajadores de esta administración, informó hoy el Ministerio de Administraciones Públicas.

    Con la entrada en vigor de esta nueva normativa, la jornada laboral del personal civil al servicio de la Administración General del Estado no puede extenderse más allá de las 18.00 horas, y además los trabajadores podrán flexibilizar hasta un tercio su horario respetando una franja de presencia fija entre las 9.00 y 17.00 horas de lunes a jueves, y de 9.00 a 14.30 horas los viernes.

    De esta manea, el horario flexible abarca entre las 7.30 y 9.00 horas de la mañana, y las 17.00 y 18.00 horas de la tarde de lunes a jueves, mientras que para las jornadas de mañana y tarde durante los viernes el horario es de 14.30 a 15.30 horas.

    ResponderEliminar
  17. Peter10:27

    Me parece muy bien, pero no justifica la actuación de ciertos docentes como negar el diálogo, hacer rubricar las papeletas de voto o enfrentarse a los padres sólo porque se atreven a expresar una opinión contraria a la jornada continua.

    ResponderEliminar
  18. A mí me sorprende que el Gobierno de Cataluña se haya gastado una fortuna para impartir unas clases a las que los alumnos no tienen que asistir: 248,8 millones de euros y la contratación de unos 2500 docentes según este artículo de El País (2006).

    ResponderEliminar
  19. José Antonio13:21

    Lo mío no son lágrimas de cocodrilo…
    Sólo intenté explicar que a los padres nos han hecho creer cosas que no son.
    No estoy en contra de que los docentes intenten mejorar su horario laboral, me parece perfectamente legítimo.
    Estoy en contra de las mentiras, del engaño, del abuso de confianza, de la ausencia de ética profesional para llegar a este fin.

    ResponderEliminar
  20. Xavier09:26

    Me parece que se confunden porque la sexta hora de primaria en Cataluña no es voluntaria. Es una hora de soporte educativo y nos permite disponer de más tiempo para trabajar más tranquilamente y de forma más lúdica la lectura, las matemáticas, la comunicación oral o la expresión artística.
    Mis alumnos por ejemplo, tienen una hora adicional de música y para que tengan más contacto con la lengua inglesa, la dedicamos al canto coral en inglés.

    ResponderEliminar
  21. Judit11:47

    La sexta hora de primaria no es lectiva pero es obligatoria. El aumento de los recursos humanos ha permitido los desdoblamientos y en muchas ocasiones podemos atender a los niños individualmente. Es una hora de refuerzo para ellos.

    ResponderEliminar
  22. Pablo18:56

    No lo entiendo. Si los alumnos vuelven al colegio por la tarde es la jornada partida, no la jornada continua. Y concentrar cinco horas por la mañana para volver una hora por la tarde, ¿para qué? Sería interesante conocer los motivos pedagógicos de tan insólito horario.

    ResponderEliminar
  23. Enric19:41

    Hay un motivo muy sutil, pero no es pedagógico.
    Si las cinco horas lectivas se imparten por la mañana y la sexta hora se sitúa estratégicamente por la tarde, entonces la mayoría de los maestros no tendrá que volver al colegio por la tarde y consigue la jornada laboral continua.
    Por el contrario, todos los alumnos, después de concentrar cinco horas por la mañana, tendrán que volver al centro para asistir a la sexta hora.

    ResponderEliminar
  24. Lucía10:24

    El comentario que publiqué hace unos días no pretendía ser una oda a la tristeza con lagrimitas incluidas, sino una denuncia.

    Creo que en su afán por conseguir la jornada laboral continua, ciertos docentes están incidiendo negativamente en la relación familia-escuela tan necesaria para mejorar nuestra educación e infringen la ley que estipula que la implantación de la jornada continua debe ser democrática.

    Se deberían premiar a los buenos docentes (porque los hay, y muchos) y sancionar a los directores y docentes que tienen un comportamiento incorrecto y cometen abusos durante el proceso de modificación de la jornada escolar.

    ResponderEliminar
  25. Pablo15:41

    Lo que dije... La que se avecina en Cataluña... un horario tan irracional para los alumnos pero tan beneficioso para los docentes…

    ResponderEliminar
  26. Alberto17:13

    Proponer un horario escolar de 5 horas por la mañana y 1 hora por la tarde para unos menores, es una insensatez; pero si además la mayoría del profesorado no tiene que volver por la tarde porque este horario mejora sus condiciones laborales, es un escándalo.

    ResponderEliminar
  27. Yoda09:49

    Un buen producto siempre se vende por sí mismo. Si el vendedor tiene que mentir y engañar para que alguien se lo compre, es que el producto no es tan bueno como lo pinta.

    ¿Por qué será que ciertos docentes no dicen toda la verdad y engañan a los padres para implantar la jornada continua?

    ResponderEliminar
  28. Marc10:27

    Además el servicio post venta es muy malo: aunque no funcione, te la quedas.
    Ningún colegio con jornada continua ha vuelto a la partida, incluso cuando se implantó de forma experimental…
    ¿Por qué será que los docentes siempre se oponen volver a la partida?

    ResponderEliminar
  29. Andrea17:03

    Muchos argumentos de nuestro proyecto de jornada continua resultaron no ser ciertos: el rendimiento de los alumnos no aumenta (ningún estudio científico lo demuestra), las actividades extraescolares no se han incrementado y al contrario prácticamente han desaparecido, no hay actividades gratuitas, muchas familias no concilian la vida familiar y laboral, los deberes aumentaron para evitar retrasos sobre el programa…

    Que ciertos docentes de la escuela pública digan mentiras para conseguir una mejora personal está muy mal.
    Pero nuestro colegio es Salesiano… No sé …
    ¿Qué pensaría San Juan Bosco si lo supiera?

    ResponderEliminar
  30. Sonia07:16

    Las federaciones de asociaciones de madres y padres de alumnos (que defienden los intereses de los alumnos) y los sindicatos de docentes (que defienden los intereses de los docentes) tienen posturas totalmente opuestas respeto a la jornada continua, así que este tema nunca se arreglará.

    Creo que por el interés de la educación de los menores y mientras las normativas sigan otorgando a los docentes el control de todo el proceso de modificación de la jornada escolar, la Administración debería denegar la implantación de la jornada continua a todos los centros donde los procesos no han sido transparentes y no se han respectado los derechos democráticos de las familias: facilitar sólo información parcial, negación del diálogo, hacer rubricar las papeletas de voto…

    ResponderEliminar
  31. Adam12:29

    Estoy de acuerdo. Además, la Administración debería sancionar a los equipos directivos que no juegan limpio.

    ResponderEliminar
  32. Alex10:04

    Estoy de acuerdo con el autor de la entrada.
    Este es el vergonzoso proceso que siguió nuestro centro para implantar la jornada continua:
    1. propaganda sobre los hipotéticos beneficios de la jornada matinal durante las tutorías y una reunión informativa donde ciertos docentes se disgustaban hasta enfadarse cada vez que unos padres querían expresar alguna opinión divergente, así que no hubo ningún debate sobre el tema.
    2. los padres tuvieron que indicar los apellidos de sus hijos en las papeletas de voto,
    3. recuento de los votos por parte de los docentes sin la presencia de ningún observador.
    Con un proceso “democrático” como éste, no es de extrañar que los docentes reclamen la autonomía de centro y que cada Comunidad Educativa pueda elegir de forma “consensuada” la jornada escolar que prefiere.

    ResponderEliminar
  33. Roberto16:17

    Muy cierto. Los enfrentamientos que cada año se producen en los centros educativos son consecuencia, por una parte, de la legislación actual que permite que los centros puedan (con la aprobación de la mayoría de la comunidad educativa) cambiar la jornada escolar partida por la jornada escolar continua, y por otra, la muy discutible actuación de ciertos equipos directivos y docentes para conseguir que las familias voten a favor del cambio de horario.

    ResponderEliminar
  34. Elena16:56

    A mí me decepcionaron muchos maestros de nuestra escuela. No se puede ejercer tanta presión sobre las familias para conseguir una mejora personal, sobre todo si no está demostrado que la jornada continua también es una mejora para la educación de los niños.
    Estas personas son una vergüenza para toda la profesión.

    ResponderEliminar
  35. Siguimos este blog con mucho agrado y comparto plenamente las valoraciones sobre el horario escolar.

    En el blog EDUCACIÓN EN ORCASUR hay un Un comentario sobre el horario escolar en el que se relaciona la pregunta ¿Cuál debe ser el horario escolar? con las preguntas ¿Cuál debe ser la misió de los centros escolares? y ¿Cuál debe ser el papel de los profesores?.

    Educación en Orcasur

    ResponderEliminar
  36. Susana10:15

    En nuestro colegio ciertos docentes llegaron a faltar al respeto a algunos padres que opinaron en contra de la jornada continua. Creo que nuestro sistema educativo no debería tolerar semejantes comportamientos que perjudican la convivencia escolar y desacreditan a todo el colectivo.

    ResponderEliminar
  37. Anakin19:57

    El proceso de modificación de la jornada escolar debería incluir una prueba del polígrafo para los autores del proyecto...

    ResponderEliminar
  38. Silvia20:09

    Estoy de acuerdo con el Sr. Fernández Enguita. En nuestro centro se produjeron muchos abusos morales para implantar la jornada continua. Es una lástima. El comportamiento inapropiado y la falta de ética de los docentes defraudaron a muchas familias y ahora han perdido la confianza en ellos y en nuestro sistema educativo.

    ResponderEliminar
  39. Marc09:05

    Según los partidarios de la jornada continua, el horario matinal mejoraría el funcionamiento del centro porque entonces todo el profesorado coincidiría a las mismas horas y podrían hacer reuniones.

    En vez de obligar a unos menores a comprimir sus horas de estudio, sería más racional que los docentes realizaran todas sus horas laborales en el centro. Entonces también todos coincidirían para hacer reuniones, y mejoraría la coordinación y el funcionamiento general del centro.

    ResponderEliminar
  40. Es sorprendente y preocupante, que unos profesionales de la enseñanza puedan ser tan negativos y considerar que una ayuda para intentar evitar el abandono escolar pueda ser inútil. ¡Y más del 76% de los que participaron en la encuesta!
    Si la mayoría de los alumnos con éxito escolar han recibido alguna ayuda externa, ¿qué clase de docente quiere negarla a los chavales que más la necesiten?

    ResponderEliminar
  41. Una madre18:28

    Yo creo que estas becas serían muy útiles. En nuestro centro, el profesorado afirmó reiteradamente que la jornada continua no implicaba un aumento de los deberes. Nada más lejos de la realidad: los chicos no sólo tienen más deberes sino que tienen que entender por ellos mismos lo que el profesor no ha tenido tiempo de explicar en clase debido a la concentración horaria.
    Nosotros intentamos ayudar a nuestro hijo, pero el problema es que a menudo no sabemos cómo o simplemente no sabemos, así que le hemos buscado un profesor particular. Pero las familias menos acomodadas no pueden buscar alternativas a la enseñanza de sus hijos, y entonces es cuando puede haber fracaso escolar. Así que estas becas les sería una valiosa ayuda.

    ResponderEliminar
  42. Anónimo22:34

    Soy profesor. Con independencia de del tema la jornada partida o contínua, quiero dejar constancia de que 50 minutos por sesión son muy pocos. Yo siempre tuve 60 minutos de clase. Cuando entré a trabajar en la enseñanza y me enteré que durante el tiempo que estuve en la universidad desaparecieron 10 minutos de clase me quedé perplejo.

    ResponderEliminar
  43. Un padre09:51

    Nuestro colegio es Salesiano y se supone que es una escuela que ofrece una educación en valores, defiende los derechos de las familias y da preferencia a los jóvenes más necesitados. Pero en lo que se refiere a la jornada continua, los docentes no dijeron toda la verdad y no están cumpliendo con su palabra: este año habían pocas actividades extraescolares y todas eran de pago, los niños trajeron mucho trabajo para hacer en casa, las clases para ayudar a nuestros hijos a hacer los deberes son muy caras y representan un problema para las familias con recursos más limitados…
    La manera de obrar del equipo directivo y del profesorado no me parece un buen ejemplo para los niños y los jóvenes de nuestro centro.
    Además es una falta de respeto y una ofensa para las familias.

    ResponderEliminar
  44. María10:38

    Nuestro colegio es público y a pesar de que se implantó la jornada continua de manera experimental, aquí seguimos con este horario que no cumple con los objetivos del proyecto y no responde a las expectativas de muchas familias. Y al equipo directivo no parece molestarle lo más mínimo.

    ResponderEliminar
  45. Gemma11:46

    Soy maestra y según tengo entendido, en Cataluña la sexta hora es obligatoria.
    Pero un horario de 5 horas por la mañana y 1 hora por la tarde no es una distribución muy racional del tiempo y no me parece adecuado para los niños.
    También creo que serían muy útiles unas becas para los alumnos en riesgo de abandono escolar.

    ResponderEliminar
  46. Anónimo12:25

    Cuando las familias de un centro educativo aprueban un proyecto de jornada continua, el equipo directivo adquiere el compromiso de cumplir con las promesas en él estipuladas y alcanzar los objetivos marcados.

    Porque si una vez implantada la jornada continua los docentes mejoran su horario laboral pero se desentienden de lograr las mejoras para sus alumnos, sería un escándalo.

    ResponderEliminar
  47. Anaïs11:59

    Si la jornada continua fuera una mejora pedagógica, los docentes dispondrían de argumentos irrefutables y sería sencillo convencer a las familias para aprobar su implantación.

    Pero no es el caso. Y los padres nunca aprobarían un horario que beneficia personalmente a los docentes pero no tiene ninguna ventaja educativa para los alumnos.
    Los argumentos que intentan justificar el cambio de horario son infundados, discutibles o no se ajustan a la realidad, así que ciertos docentes tienen que recurrir a otros métodos para conseguir el apoyo mayoritario de las familias y la “decisión consensuada” de la comunidad educativa indispensable para cambiar el horario. Métodos como por ejemplo facilitar información totalmente parcial y sin rigor, no decir toda la verdad, hacer afirmaciones que no son ciertas, impedir el diálogo, negar el debate, presionar a las familias para que voten a favor de la propuesta, hacer rubricar las papeletas de voto...

    El actual proceso de modificación del horario escolar es muy dañino para la convivencia y nuestra educación. Y mientras los docentes sigan actuando de esta manera con toda impunidad, la situación nunca mejorará.

    ResponderEliminar
  48. Yoda18:11

    Digamos que la jornada escolar es un camino tortuoso lleno de piedras muy molestas.
    Nuestra Administración debería eliminar estas piedras para que nuestra educación pueda progresar.

    ResponderEliminar
  49. Alberto23:27

    Con independencia de si la sexta hora es o no es obligatoria en Cataluña, me pregunto ¿qué clase de docente rechazaría aprovechar una hora de clase diaria para repasar algunos temas con sus alumnos e intentar mejorar sus conocimientos?

    ResponderEliminar
  50. Noelia23:02

    ¡Hola!

    En nuestro colegio se implantó la jornada continua de manera experimental el año pasado. Como en muchos otros centros, tampoco se lograron los objetivos del proyecto, y a pesar del descontento de muchas familias (aumento de deberes, escasas y costosas actividades extraescolares…), el próximo curso seguiremos con la jornada continua porque según la encuesta que realizaron los docentes para conocer nuestro nivel de satisfacción “las familias están encantadas con el nuevo horario” ...

    Quisiera aprovechar para felicitar al autor de esta entrada, el Sr. Fernández Enguita, por sus excelentes trabajos. La lástima es que los descubrí un poco tarde, justo antes de la implantación de la jornada continua en nuestro centro, porque hasta entonces ignoraba que el tema de la jornada escolar era un problema tan grave.

    Por este motivo, me gustaría avisar a las familias en cuyos centros se inicia este año el proceso de modificación de la jornada escolar. La jornada continua es una reivindicación laboral de los docentes y de sus sindicatos, y hasta la fecha, ningún estudio científico ha podido demostrar que sea una mejora pedagógica para los alumnos. Es una reivindicación muy lícita, pero como los docentes tienen un interés personal en que las familias aprueben la jornada continua, toda la información que facilitan suele ser parcial y esto incluye el proyecto de jornada continua y los trípticos informativos.
    Las familias deben ser muy críticas, contrastar la información y analizar detenidamente la propuesta antes de tomar una decisión, porque aunque los docentes suelen afirmar lo contrario, una vez implantada la jornada continua el proceso es irreversible y no es posible volver a la jornada partida, incluso cuando se implanta de manera experimental. Para volver al horario partido es indispensable la aprobación del consejo escolar y obviamente los docentes suelen oponerse. Asimismo, el profesorado gestiona las encuestas para conocer la satisfacción de las familias y determinar si el año experimental ha sido un éxito, y los resultados son siempre favorables para mantener la jornada continua... siendo la fiabilidad de estos resultados muy cuestionable.

    Por lo tanto, antes de tomar una decisión, animo a las familias a recabar toda la información disponible sobre la jornada escolar y conocer la opinión de las Federaciones de AMPA, de los especialistas, las experiencias de otras familias… y sobre todo la lectura de La Hora de la Escuela (el riguroso estudio sobre la jornada continua realizado por M. Fernández Enguita y un equipo de investigadores) y Tiempos escolares de R. Feito Alonso.

    Lo que las familias no podrán evitar, excepto si los miembros de la junta directiva de su AMPA son eficientes y se preocupan ante todo por defender los intereses de los alumnos, son los posibles métodos abusivos de ciertos docentes como los descritos anteriormente en algunos comentarios de esta entrada.

    Finalmente, es necesario precisar que no todos los docentes son partidarios de la jornada continua pero, probablemente, preferirán no manifestar su opinión.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. Arón06:53

    Soy ingeniero y me gustaría llamar la atención sobre la baja calidad de los proyectos de jornada continua.

    Cuando nuestro departamento presenta un diseño nuevo, el proyecto correspondiente es riguroso, con datos precisos que demuestran que las previsiones son ciertas y que todos los objetivos se podrán cumplir.

    En cambio los proyectos de los docentes se basan en suposiciones, en afirmaciones que no se pueden comprobar y no hay ninguna planificación en cuanto quién es el responsable, cómo o en qué plazo está previsto conseguir los objetivos. Por este motivo la mayoría de ellos nunca se logran.

    En resumen, los proyectos son deficientes, no demuestran que son viables, ni que la jornada continua sea mejor para la educación de los niños.

    ResponderEliminar
  52. Raquel09:39

    Los proyectos también son incompletos porque hay una importante mejora que los docentes siempre olvidan mencionar:
    el profesorado consigue la jornada laboral continua, trabaja sólo por la mañana como los demás funcionarios y puede conciliar la vida familiar y laboral.

    ResponderEliminar
  53. ISABEL10:18

    En nuestro centro, las presiones de los docentes para que las familias votasen a favor de la jornada continua eran tan insoportables que muchos padres prefirieron no ir a votar. Lo irónico de la situación es que al no ser suficientes los votos emitidos, la propuesta no se aprobó.

    ResponderEliminar
  54. Asun13:53

    Yo creo que el problema es que no es posible demostrar que la jornada continua es mejor para la educación de los niños que la jornada partida y que éste es uno de los motivos por los cuales no ha habido nunca ningún debate serio sobre el tema. Si los defensores de la jornada continua no pueden demostrar que sus afirmaciones son ciertas, (como por ejemplo, el supuesto aumento del rendimiento de los alumnos que sólo se basa en la apreciación personal totalmente subjetiva de los docentes y no en datos ni estudios científicos contrastables), entonces pierden toda credibilidad.

    ResponderEliminar
  55. Alexis09:57

    Es curioso el sistema educativo en España: las personas responsables de decidir el horario escolar en cada centro son las familias, la gran mayoría de las cuales desconoce por completo el mundo de la enseñanza; y las personas que aconsejan a estas familias y les ayudan a tomar una decisión son los docentes, para quienes la jornada continua es una reivindicación laboral sindical y que tienen por lo tanto un interés personal en conseguir que las familias voten a favor de la jornada escolar continua.

    Y todo apunta a la existencia de intereses contrarios: las Federaciones de Madres y Padres de Alumnos (que defienden los intereses de los menores), así como varios especialistas en educación, consideran la jornada escolar partida más adecuada para los alumnos; en cambio la mayoría de los docentes y sus sindicatos defienden la jornada escolar continua (que implica una mejora de su horario laboral).

    Si a todo esto añadimos que los docentes son los organizadores del proceso de información y del desarrollo de las votaciones, nos encontramos con un procedimiento que, debido a la contraposición de intereses, coloca a los niños en una situación desventajosa y desigual, y a sus padres ante la imposibilidad de poder defender los intereses de sus hijos.

    ResponderEliminar
  56. Vaya… Entonces, actualmente en España ¿qué es realmente la jornada escolar continua?

    Esta me parece una definición bastante exacta: “Para que los maestros y profesores puedan mejorar su horario laboral, trabajar sólo por la mañana y tener la tarde libre, ciertos docentes pretenden que sus alumnos, todos menores de edad, se levanten más pronto por la mañana, intenten mantener la atención, la concentración y realizar un esfuerzo intelectual durante 5 horas, en vez de dejarles hacer lo mismo con un horario más racional para su edad, dividiendo estas horas en dos sesiones y repartiéndolas entre la mañana y la tarde”.

    ResponderEliminar
  57. Anakin11:54

    Esta definición me parece demasiada “light” porque en realidad muchos docentes no sólo lo ”pretenden” sino que hay equipos directivos que lo “imponen” mediante métodos muy poco éticos y muy cuestionables.

    ResponderEliminar
  58. Quim12:07

    Creo que es necesario analizar la implantación de la jornada continua y sus consecuencias como un problema global y no limitarse a su implantación en un centro educativo en particular.

    ¿Qué ocurriría si se generalizara su implantación a todos los centros de un mismo municipio como se pretende en Cambrils (Cataluña) o en toda una Comunidad Autónoma, y que después de un tiempo los Gobernantes constataran que no funciona, que no mejoran los resultados académicos, no disminuyen los repetidores en secundaria ni la tasa de fracaso escolar, o en el peor de los casos, que estos datos empeoraran?
    ¿Podrían confiar en la cooperación y la profesionalidad de sus docentes para plantear la vuelta a la jornada partida?

    Esta situación se planteó recientemente en Canarias y podemos conocer la opinión de muchos docentes a través de los comentarios que publicaron en la revista Canarias 7 después de que este medio de comunicación desvelara que el Ministerio de Educación planteaba la posibilidad de volver a la jornada partida.

    Ante estas reacciones, parece imprescindible analizar detenidamente la conveniencia o no conveniencia de implantar la jornada continua antes de tomar una decisión.

    ResponderEliminar
  59. Juan Pablo08:16

    No sé si la sexta hora en Cataluña es obligatoria o no lo es, pero viendo los resultados poco brillantes de la reciente evaluación de primaria según la cual Uno de cada cuatro niños no tiene el nivel básico para pasar a la Secundaria en Cataluña, creo que es absolutamente indispensable que los alumnos asistan a esta hora diaria suplementaria que la Generalitat les ofrece para reforzar las competencias básicas.

    ResponderEliminar
  60. Fernando23:53

    El profesorado de nuestro centro también presionó a las familias para que aprobaran la jornada continua. En consecuencia, los padres perdieron la confianza y las relaciones con la escuela se estropearon para siempre.

    Lo más preocupante es que el problema de la jornada continua no es reciente, porque el estudio “La Hora de la Escuela” se elaboró en el año 2000. Nueve años más tarde, en muchos centros educativos se siguen produciendo los mismos abusos morales y las mismas situaciones antidemocráticas que se describen en dicho estudio, como por ejemplo, la negación del diálogo o hacer rubricar las papeletas de voto.

    Es una lástima que nuestra Administración consienta esta situación que permite a los docentes imponer el horario que más les favorece, no protege los intereses de los menores y perjudica gravemente la convivencia escolar.

    ResponderEliminar
  61. Niko08:46

    La jornada continua lleva años extendiéndose en España vendiendo humo a las familias.
    Los docentes van a por una mejora de su horario laboral bajo el manto de una mejora de la educación para los niños como caballo de Troya.

    ResponderEliminar
  62. Marta09:25

    ¡Qué bueno el post! ¡Y qué lástima que el autor tenga tanta razón!

    ResponderEliminar
  63. Joan11:12

    La intención en Cambrils es implantar la jornada continua en todos los centros educativos del municipio a través del PEC (proyecto educativo de ciudad).

    El problema es que el proyecto no incluye ninguna mejora pedagógica: no mejorarán los resultados académicos de los alumnos, no disminuirán los repetidores, no se reducirá el fracaso escolar.

    Sólo supondrá una mejora de la organización de las actividades extraescolares por la tarde (siempre y cuando los padres puedan pagarlas).

    Lo que también supondrá, pero no se menciona en el proyecto, es que las condiciones laborales de la mayoría de los docentes de Cambrils mejorará considerablemente, porque con ello conseguirán la jornada laboral continua.

    ResponderEliminar
  64. Conchi12:43

    Canarias y Andalucía tienen implantada la jornada escolar continua desde hace años y son unas de las Comunidades con el mayor porcentaje de fracaso escolar.

    ResponderEliminar
  65. Fran09:16

    Yo alucino con el horario escolar de primaria que propone la ciudad de Cambrils: cinco horas por la mañana y una por la tarde.
    Más irracional imposible…
    Y sólo para que los docentes (salvo los que imparten la sexta hora) tengan la jornada laboral continua. Una vergüenza.

    ResponderEliminar
  66. PACO09:14

    Para que la mayoría de los docentes en Cambrils pueda tener la jornada laboral continua, quieren obligar a unos niños de entre 6 y 12 años a estudiar cinco horas por la mañana y además volver al colegio por la tarde para asistir a una hora de clase.

    Me parece que con propuestas como ésta, los docentes están desprestigiando ellos mismos su profesión.

    ResponderEliminar
  67. MANUEL10:55

    Creo que implantar la jornada continua sólo para mejorar la organización de las actividades extraescolares y el horario laboral de los docentes es una decisión muy poco meditada. Hay muchas consecuencias que perjudicarán a los menores y a su educación. Por ejemplo, los hijos de familias con menos recursos económicos no podrán hacer actividades extraescolares porque no podrán pagarlas y estarán discriminados. Estas familias tampoco podrán pagar a sus hijos clases particulares de repaso o de ayuda para hacer los deberes que aumentan con la jornada continua. Los chavales deberán estudiar, concentrarse y estar atentos durante 5 horas por la mañana (además de 1 hora por la tarde)…

    ResponderEliminar
  68. Paulina11:42

    Estoy de acuerdo con el Sr. Fernández Enguita y es cierto que las familias no podemos hacer frente a esta situación. ¿Por qué no interviene nuestra Administración para defender los intereses de los menores?

    ResponderEliminar
  69. Luis Miguel Alonso12:46

    ¡Excelente entrada! Muy cierto.

    ResponderEliminar
  70. Nekane12:50

    El problema es que los alumnos y los docentes no tienen los mismos intereses: los alumnos quieren estudiar en las mejores condiciones posibles para conseguir el éxito escolar y los docentes quieren mejorar su horario laboral y trabajar sólo por la mañana. Yo creo que nuestra Administración debería intervenir.

    ResponderEliminar
  71. María13:22

    Soy madre de dos chicos de 13 y 16 años. Otro problema de la jornada continua es que en secundaria los alumnos tienen demasiado tiempo libre por la tarde. Los padres no podemos obligar a un hijo adolescente a hacer actividades extraescolares si él no quiere, y muchos de ellos en vez de estudiar y hacer deberes, pasan horas en internet, viendo la televisión o salen con sus amigos. Pero no todos los amigos son una buena compañía y los adolescentes disponen de mucho tiempo para iniciarse a fumar, beber o tomar drogas, y creo que propicia el riesgo de la delincuencia juvenil.

    ResponderEliminar
  72. Luis14:06

    Mi hijo estudia en un colegio con jornada continua y a pesar de todas sus desventajas, los padres no consiguen volver a la jornada partida. Lo cierto es que hasta ahora nunca me había planteado la jornada escolar continua en los institutos. Al leer el comentario de María, no puedo evitar preocuparme por la situación que espera a mi hijo cuando sea un adolescente.

    ResponderEliminar
  73. Claudia G.13:01

    Para muchos docentes, la jornada continua es una conquista que mejora sus condiciones de trabajo. Y no lo digo yo, sino ellos.

    ResponderEliminar
  74. Cinto13:37

    Yo creo que el problema es que se hace pasar por un debate educativo lo que en realidad es un debate corporativo.

    Para ver un artículo interesante sobre el tema, pincha aquí.

    ResponderEliminar
  75. Estaría bueno hacer una erncuesta de cuantos profesores enseñan por dinero y cuanto por vocación.No tienen idea del daño que hacen

    ResponderEliminar