21 may. 2008

Ni partir ni repartir, sino compartir

Gana intensidad en Cataluña el debate sobre el mal llamado reparto de inmigrantes entre los centros, en particular entre públicos y privados. Empecemos por decir que los niños no son mercancías que puedan repartirse sin más. La distribución espacial de la población no es igualitaria, ni neutral ni aleatoria, la proximidad de la escuela al domicilio posee valor (por confort, por seguridad, por socialidad) en sí misma, los propios inmigrantes se sienten mejor (hasta cierto punto) en compañía… (el busing en los EEUU, que pretendió en los 60 superar la segregación racial espacial-escolar con autobuses, cosechó un fracaso y suscitó el rechazo generalizado). Por otra parte, la concentración de inmigrantes, la babel lingüística y demás se han convertido en la última coartada del funcionariado docente (después de la falta de recursos, la falta de reconocimiento y otras cuantas). (Ayer supe de un centro –no quieren dar su nombre asociado a un ranking- que supera la media europea PISA con 2/3 de alumnado inmigrante, empero).

Pero, con estas cautelas, todo centro educativo, como institución pública que es (por encima de su titularidad y su financiación), debe compartir el esfuerzo por la integración del inmigrante, que pasa por que la escuela sea escenario, ejemplo y experiencia de convivencia y de cohesión social. Esto requerirá reserva de plazas, control de la inspección, sanciones para los que intenten evitar a los inmigrantes o no sepan retenerlos, redefinición de las demarcaciones escolares…; también acompañar estas exigencias de apoyo financiero a los centros privados y yo diría que de la concertación sin excepciones. Además, sólo será posible con la separación de escuela e iglesia, esto es, con una escuela estricta y totalmente laica (la religión, a la tarde o al templo). Obtendríamos así el fortalecimiento de la sociedad y, por cierto, un estímulo para el aprendizaje, pues la diferencia lo es ya en sí y por sí.

6 comentarios:

  1. Las coincidencias entre España y Buenos Aires son sorprendentes. Yo trabajo en una escuela en la Capital Federal de la Argentina. Para la inscripción a primer grado, en diciembre de 2007, se tomaron graves medidas anticonstitucionales: se le negó la vacante a los niños que provenían de la Provincia de Buenos Aires (la escuela está a tan solo veinte cuadras del límite) y
    , como si esto fuera poco, se llevó adelante un apartheid con los inmigrantes (con domicilio en la capital).Resultado: dos primeros grados, el "A" y el "B". Al "A" fueron enviados veinte niños argentinos hijos de argentinos (solo un papá es de nacionalidad boliviana) y al B seis extranjeros y doce niños argentinos. Por cierto es muy evidente que la separación, además de la nacionalidad fue hecha por nivel socio económico o cultura (que en Argentina es lo mismo que decir por color de piel).
    Obviamente el "A" pasa sus jornadas en la mejor aula de la escuela y el "B" en la peor.
    Ah... un detalle. La maestra del "B" derivó a diez niños al gabinete psicopedagógico.

    ResponderEliminar
  2. Compartimos inquietudes, es una medida polémica con puntos positivos y negativos

    ResponderEliminar
  3. Considero un error situar el problema de la emigracion como un problema de caracter etico. El problema de la emigracion es sobre todo un problema economico de competencia por los recursos escasos de las poblaciones mas desfavorecidas de los paises desarrollados. Los emigrantes problema no son los hijos de las oligarquias de los paises subdesarrollados que habitualmente estudian en los mejores colegios y universidades europeas, esos no suponen ningun coste adicional para nadie. El problema real son los jovenes que huyen de la miseria, y deben ser acogidos por unos servicios sociales cada vez mas deficitarios. El problema lingüistico es una realidad y mas en un pais en donde casi ningun profesor es capaz de hablar mas idiomas que el nativo, como tambien lo es el incremento de las listas de espera y el coste sanitario o su influencia nefasta sobre el desempleo y el empleo basura. Lo que hay que hacer es dejar de ser hipocritas abanderando la etica de una falsa caridad cristiana, resulta infame pedir solidaridad para compartir los escasos recursos de las clases mas desfavorecidas de nuestro pais, mientras las oligarquias politicas, religiosas y economicas que han generado esos problemas se mantienen al margen.

    El problema no es si repartir o compartir, el problema es devolverle la riqueza y la dignidad a esas personas en sus paises de origen. Ya esta bien de cambiar, armas, monjas y curas por materias primas. Lo que necesitan son los conocimientos, el capital y los anticonceptivos necesarios para poder tener el control de sus vidas. Acogerlos es un disparate necesario como medida de emergencia pero que no soluciona nada sino que agrava el problema con el efecto llamada. Con los veinte mil euros de coste anuales que suponen cada menor para el estado se podria ayudar al desarrollo de toda una comunidad en su pais de origen.
    No se puede compartir en situaciones de desigualdad en donde uno de los actores carece de recursos, solo queda la opcion de repartir(Freire). Compartir implica una accion voluntaria en donde todos los implicados poseen la misma consideracion, y la capacidad de decision, algo que se niega tanto a los emigrantes, como a las clases trabajadoras o los centros publicos de este pais.

    ResponderEliminar
  4. José Luis Garrido13:13

    Estimado Mariano, haga el favor de una vez de decir qué haría usted con los profesores y deje de fusilarlos por la reivindicación de cuestiones laborales ¿Tan privilegiados son? O es que son los constructores del actual orden social y por eso usted les tiene en tan poco aprecio? Dé sus razones y no ataque de soslayp, porque su fobia da que pensar en motivos personales y no "científicos".

    ResponderEliminar
  5. Estimado Mariano: soy el director de un colegio público andaluz con un porcentaje elevado de imigrantes extranjeros y me gustaría saber cuáles son los colegios que obtienen buenos resultados académicos con este tipo de alumnado. Estoy de acuerdo con que no deberíamos de ampararnos en excusas sin hacer contribuciones positivas a la mejora general de la institución y sus resultados. Gracias. Mi correo está en:
    http://www.colegioandalucia.org

    PD. Me gustaría saber qué opina de los proyectos que se exponen en la página de nuestro centro, sobre todo del Programa de Calidad y Mejora de los Rendimientos escolares al que nos hemos adherido sin titubeos y con la dignidad que algunos nos están negando.

    ResponderEliminar
  6. Hola Garrido, ¿cómo andan los del sindicato? ¿ya te consiguieron uno de esos puestos en los que se cobra el doble sin ir a trabajar?

    ResponderEliminar