Mi foto

Sociólogo, catedrático en la Universidad Complutense. Buena parte de mi investigación ha estado dedicada a la educación, en particular a las desigualdades escolares, la organización de los centros, la participación social, la profesión docente y la política educativa.
También he trabajado y trabajo sobre desigualdades sociales, sociología de las organizaciones, sociología económica. Ahora me interesan especialmente las redes, la internet y, en general, lo que llamo, para que rime, sociedad o era global, informacional y transformacional (SEGIT).

29 may. 2009

Algo pasa con Pepe

En los 80 celebramos que las mujeres alcanzasen e incluso aventajasen a los hombres en el sistema educativo. Se superaba así, cuantitativamente (la selección de carrera u oficio era otra cuestión, que no toca hoy), una discriminación secular a la que algunos buscaban legitimidad en la pseudociencia.

Hoy, ese sorpasso resulta ya preocupante. Veamos unas cuantas cifras para mujeres y hombres, siempre en este orden, en porcentajes y sobre datos definitivos de 2006-2007: tasa de idoneidad (estar en el curso adecuado a la edad) a los 10 años: 91.6 y 88.4%; Primaria completada a los 12: 89.2 y 86.5; algún retraso en primaria: 17.4 y 23.3; 15 años en 4º de ESO: 66.1 y 59.8; promoción en 1º de la ESO: 85.3 y 75.7; en 2º: 83.7 y 72.5; en 3º: 79.0 y 76.0; en 4º: 81.5 y 78.9; idoneidad a los 15: 63.8 y 51.4; diversificación en 2º Ciclo de la ESO: 6.8 8.4; graduados en ESO: 78.6 y 64.9; 17 años en 2º de Bachillerato: 65.6 y 59.6; promoción 1º: 79.4 y 73.5; en 2º: 75.6 70.1; repetición en CF de Gradpo Medio: 15.5 y 18.2; abandono escolar prematuro (sin terminar bachillerato ni CFGM a los 20): 25.6 y 36.1.

Cabe invertir el argumento machista y explicarlo porque ellos son menos capaces, manejan peor el lóbulo derecho, etc. Sé que existen potenciales factores más sensatos: ritmo de maduración en la adolescencia, específica capacidad verbal, expectativas laborales, estrategia credencialista frente a un mercado de trabajo sexista, identificación con el igualitarismo escolar... Pero deberíamos contemplar también la posibilidad de que algo en la institución esté actuando en contra de los chicos. A falta de espacio, enumeraré algunas ocurrencias, mero alimento para el espíritu: a) feminización del profesorado, b) feminización de los valores de la institución, c) disonancia entre la sumisión que exige la escuela y la independencia que se supone al varón, d) prolongación excesiva de una dependencia forzosa, e) represión de la individualidad bajo una retórica de cooperación...