24 jun. 2010

Maestros japoneses

Ayer y anteayer entrevisté a tres maestros japoneses. ¿Saben cuánto trabajan? La primera, que lo había sido durante cuatro años y ya no lo era desde hace cinco, me dijo que entraba a las 7:00 (am, como es lógico) y salía entre 9:00 y 11:00 (pm, por supuesto: no tenía jornada continua y comprimida). La explicación: podría salir a las 5:00 pm, pero estaba en un barrio difícil (de viviendas sociales, familias pobres...) en el que impartía secundaria inferior (el equivalente a nuestra ESO, pero hasta los 15). Por la mañana y al mediodía, como era jugadora de tenis (no maestra especialidad tenis, ni deportes -la suya era lengua inglesa), daba clases de tenis, porque consideraban que el deporte era una buena forma de vincular a esos niños difíciles a la escuela y, en consecuencia, todos los profesores, todos, participaban en algún tipo de "club" (para actividades extraescolares en la escuela). ¿Y a las 17:00? A las 17:00, ¿cómo le ibas a decir a un padre que ha llegado la hora de marcharte y no le atiendes?, había que apoyar a algunos alumnos y era el tiempo que tenía para preparar las clases (en el colegio, mejor que en casa).
Ayer fueron dos maestros de una escuela acomodada, pública, sólo infantil y primaria, situada en un barrio acomodado, a tiro de piedra del palacio imperial. Le pregunto al director por los problemas del centro y me dice que uno de ellos es que tienen que trabajar... hasta las 9 o las 10 (pm, insisto). ¿Por qué?, inquiero. Porque desde que se suprimió la clase los sábados se concentra más trabajo los demás días, y aun así tienen que venir algunos fines de semana. Otro profesor me cuenta que llega a casa a las 22:00 y sale a las 6:00. "Son 24 horas, 365 días", me dice, "pero ya lo sabía cuando lo elegí" Es una profesión dura que no aconsejaría a sus hijos, pero él no la abandonaría y cree que es gratificante (lleva veintiún años de ejercicio). Se queja, cuando le pregunto, de tener poco tiempo libre, y no piensa que el salario sea alto, pero está satisfecho porque le gusta.
Créanme que no hay nada lost (nor found) in translation
No es que esté proponiendo una reforma del estatuto del profesorado en España, pero ¿no es asombrosa la diferencia? ¿Será que somos superiores? A la vista de lo que que me rodea, cuesta creerlo. La próxima vez contaré algo más gracioso todavía.

13 comentarios:

  1. Anónimo00:42

    Ayer y anteayer entrevisté a tres catedráticos de sociología japoneses ...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo00:54

    Dudo mucho que trabajar signifique lo mismo en la cultura japonesa que en la nuestra. Supongo que sentir que el trabajo es tu vida te lleva a dedicarle las 24 horas, pero aqui y ahora el trabajo, amigo mio, es castigo. No somos superiores sino infelices, por aquí no pasó Tao.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo03:20

    ¿Actividades extraescolares en España? .....

    ¡Estas no son mis atribuciones!.
    ¡No está en mi horario!.
    ¡Paga un 15% de sueldo mas!.

    Nota: Soy Profesor de Educación Secundaria Funcionario.

    ResponderEliminar
  4. Algún comentarista ya ha sugerido que la cultura de trabajo en Japòn es diferente de la nuestra (en las escuelas y en las fábricas...) Echo en falta en la descripción de Mariano una alusión a los resultados escolares de Japón y los de otros países de la parte alta de la tabla con horarios más homologables.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo09:59

    No acabo de entender las causas de tantas diferencias, no sólo entre Japón y España, sino, por ejemplo, entre Japón y Corea (del Sur, claro). Según tengo entendido, los maestros coreanos son los que más cobran del mundo y también son los que menos horas trabajan. Además, gozan de enorme prestigio y consideración social. ¿Por qué este abismo entre dos países muy próximos geográfica y culturalmente? ¿Enigmas orientales?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:00

    No acabo de entender las causas de tantas diferencias, no sólo entre Japón y España, sino, por ejemplo, entre Japón y Corea (del Sur, claro). Según tengo entendido, los maestros coreanos son los que más cobran del mundo y también son los que menos horas trabajan. Además, gozan de enorme prestigio y consideración social. ¿Por qué este abismo entre dos países muy próximos geográfica y culturalmente? ¿Enigmas orientales?

    ResponderEliminar
  7. Mira que eres gilipollas Enguita, ¡menudas conclusiones has obtenido con la financiación de La Caixa!:

    http://www.magisnet.com/noticia/6218/INFORMACION/nueve-10-estudiantes-abandonan-eso-repetidores.html

    JA JA JA ¡HAY QUE SER INÚTIL, pero mientras el PSOE te sostenga...!

    ResponderEliminar
  8. Anoche tuve ocasion de verte en TVE en La noche en 24 horas. Para los que no tuvieron ocasión, el enlace aquí (empieza en el minuto 5):
    http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100708/noche-24-horas-080710-/824364.shtml
    Te felicito por tu claridad en la exposición, la habitual en ti. Leeré con calma el informe, que ya he localziado en la web de la Fundación la Caixa.

    ResponderEliminar
  9. Como siempre vienen los catedráticos de universidad a arreglar el problema endémico de la educación obligatoria. Arreglen ustedes la universidad, que con eso tienen bastante. Ah, y yo no soy un voluntario, soy un funcionario que tiene un horario y unos derechos laborales.
    Un profesor de secundaria muy cabreado con las mentes preclaras que hablan de educación sin haber puesto un pié en un aula.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo08:44

    ..Que un profesor de instituto me diga que trabajamos poco, vale, no lo comparto, pero lo puedo discutir, pero quien lo haga sea un catedrático de universidad, me parece el colmo de la desfachatez, sr. Enguita.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo00:03

    No le contestéis al Enguita, profesores de secundaria; como es catedrático, desenmascara vuestras palabras, revela los intereses latentes que las mueven (conscientes o no), y todo eso. Lo suyo si es pura ideología. Ideología "post", la peor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Ni somos japoneses, ni somos finlandeses,... cuando se nos compara con otros para elaborar conclusiones determinadas de antemano se ofende nuestra inteligencia y nuestra cultura. Si no se tiene en cuenta el contexto social se yerra de seguro: ni en Japón ni en Finlandia existe el concepto de familia que tenemos en este país, explicable por muchas más razones que el hecho de que seamos un país de tradición católica; ni existe allí la picaresca, provocada por el nivel de corrupción, despotismo y privilegios que detentan nuestros gobernantes; ni tantas otras cosas...

    ResponderEliminar