3 abr. 2018

InfoK (2): el mejor adoctrinamiento es siempre el más sutil


Un recurso frecuente de InfoK es la proyección sesgada y simplificadora de la experiencia escolar sobre la política. Así, la autonomía, explican, permite decidir algo, a diferencia de la independencia, que permite decidir todo. Pero de inmediato viene la analogía: “Cuanto mayor eres, más autonomía debes tener”, con lo que va de suyo que la Cataluña adulta debería, como tal, ser independiente, o al menos poder serlo (recuerda al todavía más reduccionista primer spot de la Generalitat para el referéndum, por las mismas fechas: “Naciste con la capacidad de decidir, ¿renunciarás a ella?” -de cero como legitimación política pero de notable como lema publicitario.)  Una semana después del referéndum, el 11/10/17, tenemos otro ejemplo basado ahora en la mediación. En el mismo programa se nos informa primero  primero a Puigdemont declarando en el Parlamento catalán que el referéndum es válido, que ha ganado el sí y que Cataluña se puede independizar, pero que antes han de dialogar los gobiernos de Cataluña y España; a continuación es el turno de Rajoy, quien, como “los jueces” han dicho que el referéndum no se puede hacer, el resultado no sirve para nada. El escenario es, pues, que Cataluña dice una cosa y España otra, o al menos sus gobiernos, y que los primeros quieren hablar pero los segundos no. A ver, a ver a ver… ¿Qué podría hacer ahora el programa infantil favorito del magisterio? ¡Efectivamente, aplicar la sabiduría del aula de primaria! Acto seguido, se explica a los niños que ellos también tienen opiniones diferentes y ¿qué hacen cuando es así? Viene entonces el desfile de angelitos diciendo que hablan se escuchan, etc., que la presentadora articular en las máximas de diversidad (¡bendita palabra!), respeto, calma y paz. ¿Y si esto no funciona? Entonces tenemos un conflicto y necesitamos… ¡la mediación! Qué coincidencia que justo en esos días fuera esa la baza del nacionalismo, tratando de movilizar a parte de la izquierda, a la iglesia católica, a los colegios profesionales, a Urkullu, a alguna que otra lista de filósofos, a la Comisión Europea.
Una semana más tarde, 17/10/17, InfoK informa de la prisión provisional de los Jordis, Cuixart y Sánchez, acusados de sedición pero sin fundamento, como se encarga de explicar el superexperto (sic!) Melgarejo que, por cierto, es de la casa, de TV3. Otras tres semanas, 6/11/17, e InfoK dedicaba el espacio a los políticos presos. El título era “Políticos presos” (la Junta Electoral Central había pedido unos días antes a TV3, milagrosamente indemne bajo el 155 –o, para ser exactos, exenta por una discutible condición puesta por el PSOE para apoyarlo–, la lista de sus cargos, y se daba por sentado que esto tenía que ver con su asunciòn de la retahíla independentista. Pero el contenido era sobre presos políticos, desde un inmediato “Hay quien dice…”, pasando por la larga exposición de carteles que así lo dicen, hasta la pedagógica (o demagógica) definición de este y otros términos legales entre dos de los presentadores del programa. No se pierdan la definición de preso político: “Una persona que está en prisión por sus ideas políticas, por pensar y actuar diferente que las personas que gobiernan un país”, lo que incluiría desde una saudí detenida al volante de un vehículo hasta Unabomber.
Este último programa expresa bien otro aspecto: las cautelas de InfoK para evitar el peso de la ley. Hay quien habla de políticos presos y quien de presos políticos, pero el programa vuelca todo su peso hacia esto último (y  ni por ensoñación mencionará la posibilidad de prevaricación de las autoridades catalanas, desvío de fondos, desacato a sentencias, etc.). En la generalidad de los casos el argumento nacionalista fluye como el agua a partir de bases simplistas, imágenes seleccionadas o analogías abusivas, pero, eso sí, siempre hay alguien, otro, probablemente feo y gris, que cree otra cosa sin mucho fundamento. Y, por supuesto, si se tratan estas cuestiones en un programa infantil no es para llevarlos a ningún sitio sino porque sin duda, como se repite ritualmente al comienzo del mismo, lo están oyendo en casa, en la calle, en la escuela y en todas partes. Es lo que la AM Rosa Sensat llama “coraje”, creo.
La manipulación, en todo caso, no se limita a los mensajes más explícitos. De hecho cabe decir que estos son los menos efectivos, ya que son los más visibles y, por tanto, los más discutibles y por ello vulnerables, como lo demuestra el hecho mismo de que sean los que han han convertido a la propia InfoK en (mala) noticia. Los mensajes más efectivos son los que no parecen tales, los que se presentan fuera de discusión y ajenos a cualquier opinión, el currículum oculto del programa. Citemos algunos.
La lengua. En InfoK el catalán es la lengua exclusiva. No me refiero a que sea la lengua de continuidad (los presentadores, la rotulación, etc.), sino a que jamás aparece un escolar en Cataluña que hable castellano, a pesar de que ambas lenguas son cooficiales y que el castellano es ligeramente mayoritario como lengua materna. No he visto todos los episodios de InfoK, pero sí una buena muestra de los últimos seis meses, y sólo he oído hablar en español a a adultos a quienes no se podía forzar a hacerlo en catalán, como la ganadora madrileña del premio de literatura infantil EDB o los participantes y los carteles de la manifestación de jubilados (o sea, cuando no había otra opción que permitirlo o ignorar el tema); para poder oír a un niño hablar la lengua de Cervantes ha de ser una mejicana en México, un colombiano desde Colombia, etc. (estoy por sugerir a InfoK que, en estos casos inevitables, subtitule en catalán). El corolario es que se fuerza a hablar catalán a escolares que lo harían mejor en castellano (algo a menudo patente en el acento), o simplemente se les excluye, así como que se ofrece una falsa imagen monolítica, monolingüe, contraria a la diversidad social y lingüística de la realidad. Revela cuán poca normalidad tiene a veces la normalización.
Cataluña y el mundo… sin pasar por España. A InfoK no se le oculta que hay mundo fuera de Cataluña, pero el resto de España es ignorado al máximo, salvo en el papel de ogro. El 15/3/18, por ejemplo, se informa de que la prueba voluntaria Canguro Matemático “No solo se hace en Cataluña; cada año participan treinta países de todo el mundo,”, aunque en realidad la prueba se hace en toda España, incluida Cataluña. El 22/3/18 se compara el nivel de inglés de los escolares catalanes con el de los europeos, pero no con el resto de España. En el programa especial “Junts contra la por”, de 27/8/17, tras los atentados de las Ramblas, un experto explica a media docena de niños que los terroristas eligieron Barcelona por ser una ciudad de importancia mundial, lo mismo que Londres o París: está claro que un centenar de víctimas de Madrid no fueron suficientes para el rango de la ciudad, o que el de la ciudad no elevó el de las víctimas. A continuación los niños dialogan con el héroe de la trágica jornada, que no es el policía (y ex legionario) que abatió a los únicos terroristas a los que había que abatir (no a los posteriores, que se sabían desarmados), sino el golpista blando Trapero.
Un punto de irredentismo tampoco falta. InfoK ofrece siempre el pronóstico del tiempo en… els Països Catalans, o sea, Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana (a la que denominan siempre País Valenciá, como solo lo hacen el pancatalanismo y una minoría de la izquierda valenciana). Aparte de esto, InfoK sale poco de Cataluña, pero cuando sale no lo hace en vano. Es verdad que el gusto por anécdotas y curiosidades puede llevar a cualquier país, pero en realidad es indiferente que el rinoceronte, el perro, el robot o el niño sorprendente de turno estén en un país u otro; algunos temas puede estar más localizados simplemente porque las mujeres están más discriminadas en Arabia Saudí, porque el debate sobre las armas tiene lugar en los EEUU o porque la última masacre étnica tiene lugar en Birmania. Eso sí: InfoK no faltará allá donde la actualidad permita hacer asomar la matraca: en un año a contar hasta el 30/3/18 solo se ha prestado atención directa a Gibraltar y el Kurdistán (sí, lo han adivinado: porque han tenido dos y un referendos, respectivamente) y al juicio contra Mladic (ocasión para celebrar el ejemplar desmantelamiento de Yugoslavia); en su día también se dedicó medio programa a Escocia y su referéndum, pero eso fue antes.
Francamente no creo que los niños de ocho a doce años a los que se dirige se peguen por ver InfoK, una prolongación pretendidamente divertida del aula en la pantalla; seguro que prefieren otras programas y otras actividades. Es más probable que algunos sean puestos a ello por padres indepes, quizá del tipo de aquel narcisista irresponsable de Ramis que buscaba la foto con el niño a hombros, la flor en la mano y el agente antidisturbios, y a estos solo los puede salvar una escuela plural. El problema es que les va a resultar difícil encontrarla. No lo harán si InfoK, alineado con la agitprop nacionalista, consigue adosarse a la enseñanza primaria, sobre todo si alguna asociación de la que cabía esperar más independencia le franquea la puerta declarándolo “un recurso magnífico para maestros y profesorado”.