Mi foto

Sociólogo, catedrático en la Universidad Complutense. Buena parte de mi investigación ha estado dedicada a la educación, en particular a las desigualdades escolares, la organización de los centros, la participación social, la profesión docente y la política educativa.
También he trabajado y trabajo sobre desigualdades sociales, sociología de las organizaciones, sociología económica. Ahora me interesan especialmente las redes, la internet y, en general, lo que llamo, para que rime, sociedad o era global, informacional y transformacional (SEGIT).

6 feb. 2011

Preguntas sobre abandono educativo temprano

Me preguntan sobre el tema desde ADN:

1. La Comisión Europea "llama la atención" a España por su alta tasa de abandono escolar, en la línea de Portugal y Malta, pero ¿son reales estos datos? ¿tienen todos los países la misma vara de medir el abandono o hay confusión en torno al término? ¿esta confusión puede hacer que España salga perjudicada en estos estudios europeos?
No hay confusión ninguna: el abandono califica a los que dejan el sistema sin un título postobligatorio, y en España la cifra es muy alta. Es verdad que una minoría vuelve luego al sistema escolar, como también en otros países, pero las cifras son altas tanto si nos fijamos en la discontinuidad (vuelvan o no después) como si en el resultado final (hayan estudiado de un tirón o no). Los sistemas de cómputo, si acaso, permitirían discutir si considerar la FPII (CFGS) como educación terciaria, lo que hoy no es el caso en España pero sí en otros países, mas eso no afecta al abandono.

2. Además, la CE subraya la influencia de la tasa de abandono de los inmigrantes en la alta tasa global, ¿usted lo ven así?
Eso es cierto, pero aun así seguiría siendo una tasa alta. Primero, porque los inmigrantes integran la fuerza de trabajo al igual que los nacionales, y la mayoría terminarán siéndolo. Segundo, porque la tasa es también demasiado alta entre los nativos. Tercero, porque sólo sería un triste consuelo.

3. ¿Hay receta contra el abandono?
Hay medidas que pueden tomarse, como mejorar la calidad de la educación, empezando por el trabajo de enseñar; revisar los criterios de evaluación, que parecen responder a creencias sobre la tasa justa de suspensos tanto como al nivel académico o de competencias; convertir la repetición, demasiado frecuente, en un recurso excepcional, de última instancia, apostando en cambio por el refuerzo a tiempo; ofrecer nuevas vías para los no titulados en la ESO; en fin, reforzar la educación de adutos y reconocer las competencias adquiridas en el empleo, como ya se va haciendo.

4. ¿Qué medidas usadas hasta ahora se han demostrado ineficaces (repetición...)?
Insuficiente, todas. Catastrófica, la combinación de altas tasas de suspenso y de repetición con la inexistencia de vías de continuidad para los no titulados en la ESO. Decimos que 4 de cada 10 personas abandonan, pero, en realidad, 3 de esas 4 son explusadas, pues no hay para ellos una vía profesionalizante y no podemos esperar que pida volver a repetir (por tercera vez o más).

5. ¿Cómo ve el plan británico para reformar el sistema educación reduciendo el número de asignaturas (http://www.elpais.com/articulo/educacion/Reino/Unido/prepara/profunda/reforma/contenidos/escolares/elpepuedu/20110124elpepiedu_2/Tes)? ¿Hay alguna necesidad de reforma en este sentido en España?


Todo el mundo es consciente aquí de que hay que reducir el número de asignaturas, particularmente en la ESO. La cuestión es cuáles y cómo. Yo creo que se pueden reforzar los apredizajes instrumentales más importantes pero a través de vías diversas y nás cercanas a la vida real y a los intereses y capacidades de los alumnos, no volviendo a "las tres Rs", ni al trivium y el quadrivium.