Mi foto

Sociólogo, catedrático en la Universidad Complutense. Buena parte de mi investigación ha estado dedicada a la educación, en particular a las desigualdades escolares, la organización de los centros, la participación social, la profesión docente y la política educativa.
También he trabajado y trabajo sobre desigualdades sociales, sociología de las organizaciones, sociología económica. Ahora me interesan especialmente las redes, la internet y, en general, lo que llamo, para que rime, sociedad o era global, informacional y transformacional (SEGIT).

23 jul. 2010

Enseñar es una tarea de equipo

Sala de Profesores
En Japón, el aula, la materia o el grupo de alumnos son cualquier cosa menos el coto exclusivo de un docente. Esto no sorprenderá a nadie, si se tiene en cuenta el fuerte sentido de identidad colectiva y el respeto a las instituciones (y, dentro de ellas, a las jerarquías) que caracterizan al país o el elevado concepto del deber de los profesores y, en general, de los funcionarios públicos y las profesiones. Pero tiene manifestaciones más cercanas que quiero mencionar. En primer lugar, los directores de los centros los dirigen de forma efectiva: son nombrados por la municipalidad, por concurso y sobre unas bases que atienden a la especificidad del centro. Se buscan entre profesionales de reconocido prestigio y con cierta experiencia de gestión (es difícil ser director con menos de cincuenta años y sin haber sido antes jefe de estudios) y gozan de la consideración de sus colegas. La idea de carrera docente está bien aceptada entre los profesores, y los salarios son moderados al inicio de la trayectoria pero notablemente elevados al final de la misma, en términos comparativos tanto nacionales como internacionales.
Día de investigacion
El profesor cumple su horario de trabajo en el centro y, si necesita más, se queda. La razón estriba precisamente en esa concepción del trabajo como labor de equipo: en casa no podrían hacerlo igual. Las salas de profesores no son lugares de paso donde uno sólo para por obligación y se deja caer en la primera silla libre, sino espacios llenos de actividad donde cada pofesor tiene su mesa individual y éstas se agrupan por cursos, ciclos, seminarios, etc., según las características del centro, para facilitar el trabajo en equipo.
Día de investigación
Los profesores noveles son siempre colocados bajo la tutela o el acompañamiento de un profesor veterano, aunque la intensidad del trabajo de unos y otros puede hacer que no quede demasiado tiempo para una ayuda efectiva. En un centro que visité pude presenciar el llamado "dia de investigación", una jornada al mes en la que todo el claustro observa la clase de un profesor, el cual les ha proporcionado antes su programación, para luego discutirla con él y transmitirle sus observaciones y sugerencias. Alli estábamos una veintena de profesores del centro (de pie en la foto, rodeando todo el aula -sólo por eso, dicho sea de paso, estaba la sala de profesores vacía), el director, el jefe de estudios, un profesor universitario vinculado al centro por un programa de innovación, mi intérprete y yo mismo, además del maestro y los alumnos del grupo. Me cuesta imaginar esto como una práctica gneralizada en las escuelas españolas, pero estoy seguro de que sería de gran utilidad. Uno de los mayores problemas del docente es su soledad, la ausencia de feedback, la falta de oportunidades de contrastar sus ideas y sus prácticas. Lo decían los profesores españoles en la primera ronda de la encuesta TALIS de la OCDE. A ver si quienes tienen que hacerlo sacan las consecuencias.