Mi foto

Sociólogo, catedrático en la Universidad Complutense. Buena parte de mi investigación ha estado dedicada a la educación, en particular a las desigualdades escolares, la organización de los centros, la participación social, la profesión docente y la política educativa.
También he trabajado y trabajo sobre desigualdades sociales, sociología de las organizaciones, sociología económica. Ahora me interesan especialmente las redes, la internet y, en general, lo que llamo, para que rime, sociedad o era global, informacional y transformacional (SEGIT).

28 jul. 2008

30 años de CCOO Enseñanza

Respueta a la pregunta: ¿Cómo cree usted que  CCOO  ha influido en la educación   en los últimos treinta años?
CCOO ha hecho una misma cosa estos treinta años: defender los intereses de sus afiliados y de los trabajadores de la enseñanza, ante todo los docentes. El problema es que la situación y posición de éstos han cambiado, pero su estrategia no. Un sindicato es un órgano de defensa de intereses grupales. Si el grupo está en situación miserable es probable que la mayor parte de sus reivindicaciones deban considerarse justas, pero si está en posición de privilegio lo probable es lo contrario. Hace 30 años, el principal déficit del sistema educativo estaba en la cobertura, los recursos y las condiciones de trabajo, y las reivindicaciones y conquistas sindicales conducían a su mejora. Hoy en día el problema está en la ineficaz organización de los centros, un profesorado desmotivado y un público desarmado, por lo que las demandas y logros sindicales no hacen sino agravar la situación.
Es la paradoja general de los sindicatos, que nacieron de la clase obrera en la industria capitalista y sobreviven en el funcionariado de los servicios estatales. En la enseñanza se agrava por la existencia de un público cautivo y por la facilidad del tema y del colectivo para promover legitimaciones de intereses corporativos. El papel de CCOO ha sido en esto, todo hay que decirlo, más moderado que el de los sindicatos independientes, al tener en cuenta intereses de colectivos más amplios y un proyecto de izquierda, pero aun esto es un magro consuelo.