4 jun. 2011

Sobre las perspectivas del 15M

Mateo Balín, redactor de nacional de la Agencia COLPISA, me preguntaba hace un par de días..:
Estoy preparando un reportaje para este fin de semana para los periódicos regionales de Vocento acerca de las perspectivas y horizonte del Movimiento 15M.He hablado con varios sociólogos y politólogos y quisiera, aunque fuera de forma breve, contar con su opinión. La pregunta concreta es: ¿Considera que tiene futuro este colectivo?, ¿cree que sus demandas son reales y posibles?
Éstas fueron mis respuestas:
  • ¿Considera que tiene futuro este colectivo?
  • Creo que sí lo tiene, y mucho, pero justamente porque no es un colectivo sino una nueva manera de relacionarse hecha necesaria por una decepción extendida con la política oficial y hecha posible por la internet y las redes sociales. Creo que dará expresión al malestar, las demandas y las propuestas de mucha gente y que tendrá que ser y será escuchado de forma creciente por los partidos, las organizaciones sociales y los medios de comunicación. De manera que sí, tiene futuro, pero debe tenerse en cuenta que no se trata de los acampados ni de su capacidad de movilización, sino de esos y los otros muchos movilizados y su capacidad de comunicación. El Wikiparlamento y la Democracia 4.0 darán que hablar.
  • ¿Cree que sus demandas son reales y posibles?
  • Creo que, de nuevo, hay que distinguir entre los puntos mínimos planeados por Democracia Real Ya, Jóvenes Sin Futuro, etc. y la parafernalia de ocurrencias desplegadas en carteles o en resoluciones de asambleas. El tiempo filtrará las demandas y propuestas, en cantidad y calidad, y el diálogo entre este nuevo movimiento, con toda su pluralidad, y los viejos agentes políticos conducirá a iniciativas diversas. Entre la impotencia de la vieja política frente a la economía desenfrenada y el arbitrismo de la adolescencia hay mucho terreno de encuentro y potencialmente fértil. Sobre todo, hay una demanda posible y ineludible: que las instituciones y las fuerzas políticas integradas en ellas escuchen más a la sociedad, a los electores, a las iniciativas desplegadas en la calle y en la red.