Mi foto

Sociólogo, catedrático en la Universidad Complutense. Buena parte de mi investigación ha estado dedicada a la educación, en particular a las desigualdades escolares, la organización de los centros, la participación social, la profesión docente y la política educativa.
También he trabajado y trabajo sobre desigualdades sociales, sociología de las organizaciones, sociología económica. Ahora me interesan especialmente las redes, la internet y, en general, lo que llamo, para que rime, sociedad o era global, informacional y transformacional (SEGIT).

16 jun. 2011

Respuesta a unos comentarios (sobre la orientadora sancionada)

Respondo brevemente a los comentarios al post "Orientadora sancionada, y con toda la razón":

Sergio: ilegales sólo puede hacerlas la ley, y desde luego no lo hace, pero desde mi punto de vista no debería haber ninguna enseñanza confesional en la escuela obligatoria. Toda la obligatoria, sea en centros públicos o privados, y sólo la obligatoria, i.e. que hagan lo que quieran a otras horas, otros días o a otras edades.

Recuperar...: La ética es siempre abstracta (Kant), las reglas no pueden depender de si favorecen o no mis intereses o mis objetivos, cualesquiera que éstos sean. No me gusta lo que dice Rajoy, pero tiene el mismo derecho a decirlo que mi político favorito, y éste no tiene ni un ápice más de derecho a hacerlo que aquél otro al que más detesto. Los claustros harían bien en preocuparse más de la calidad de su trabajo y menos de sus intereses laborales, pero, en fin, no hay problema en que se manifiesten hacia fuera (mejor fuera de horas de trabajo). Pero cuando digo hacia fuera lo digo en sentido fuerte. Te pondré un ejemplo: ¿podía un claustro poner una pancarta, a la vista de los alumnos, cuando se provocó la guerra de Irak, con la leyenda "Aznar asesino"? Mi respuesta es que no, bajo ningún concepto. ¿Puede el dirctor de un instituto valenciano poner, si es republicano o por cualquier otro motivo, poner el retrato del rey al revés? Mi respuesta es: no. Quien quiera hacer algo de eso, que se busque una speakers corner, a ver si alguien quiere escucharle, pero que se abstenga por completo ante ese público cautivo, institucionalizado y parcialmente indefenso que son sus alumos y desde esa posición legitimada públicamente, pagada por todos y prestigiada por un carsma institucional que no es suyo.

Jose: Claro que no obliga a seguirla, pero ¿autorizaría eso a llevar una cruz gamada, la bandera republicana o la imagen de un feto apuñalado? En general, te digo lo mismo que a Recuperar... Por muy loable que fuera la oposición a la guerra de Iraq, y así lo creo, debía quedar fuera y desligada de la función institucional del profesor. Si el profesor estaba tan indignado, siempre habría podido pasearse por las calles del pueblo o el barrio con esa camiseta, para que la viesen alumnos, padres, vecinos y paseantes, pero no debía entrar con ella en el centro. No estarás de acuerdo, pero espero haber sido claro. Lo de la "sagrada y reverenciada libertad de expresión", con ese retintín, tengo que decirte que no me gusta. Me suena a "democracia burguesa", "¿libertad ¿para qué?", "cuando oigo hablar de cultura, saco la pistola" y otras frases fatídicas, guardando las distancias. Creo que la libertad de expresión es, sí, sagrada, pero eso no significa poder decir todo en todas partes. ¿Qué pensarías de alguien que entrara en tu casa a decirle a tu hijo de tres años que los Reyes Magos son los padres?, ¿o que interrumpiera una misa para hacer alarde de ateísmo? Las librerías son comercios en los que sólo entras si quieres, y frecuentadas por adultos; las escuelas son instituciones a las que van obligados los menores de edad.

Boss: lo mismo te digo. La "sagrada" libertad de expresión no está por encima, por ejemplo, del respeto a la intimidad (no puedo desvelar la vida privada de otros), el derecho a una información veraz (un periodista no puede mentir libremente), el derecho a la propia imagen (no puedo destruir el prestigio de otro porque sí), el respeto a las creencias ajenas (no debo ofender), en ciertas circunstancias la seguridad nacional (no puedo pasar información al enemigo), el derecho a la vida (no puedo informar al sicario asesino), etc., etc. Cuando dos derechos entran en conflicto se busca un compromiso entre ellos. Es difícil, pero ésa es la idea básica.

Benito: Quero decir privada y concertada. La ley es la ley, y consagra la concertada. Si te refieres a que debe admitir todo tipo de alumnos, no segregar ni seleccionar, etc., completamente de acuerdo. Debo añadir, no obstante, que algunas privadas lo hacen y, lo creas o no, algunas públicas no, aunque unas y otras son minoría.

@msayrach: absolutament d'acord (¿lo he dicho bien?)

Anónimo (como no podía ser menos): Tómate algo.

En todo caso, gracias a todos por vuestro interés y vuestras ideas.