Mi foto

Sociólogo, catedrático en la Universidad Complutense. Buena parte de mi investigación ha estado dedicada a la educación, en particular a las desigualdades escolares, la organización de los centros, la participación social, la profesión docente y la política educativa.
También he trabajado y trabajo sobre desigualdades sociales, sociología de las organizaciones, sociología económica. Ahora me interesan especialmente las redes, la internet y, en general, lo que llamo, para que rime, sociedad o era global, informacional y transformacional (SEGIT).

27 abr. 2011

España ante los desafíos educativos de una era informacional, global y transformacional

La Federación de Cajas de Ahorro Vasco-Navarras publicó hace poco, dentro de la serie Ekonomi Gerizan, el volumen El Estado de bienestar en la encrucijada: nuevos retos ante la crisis global, que recoge las ponencias presentadas en un seminario del mismo título celebrado en la Universidad de Verano del País Vasco. Parte del mismo mi trabajo "España ante los desafíos educativos de una era informacional, global y transformacional", del que doy por bueno el siguiente resumen:
El autor señala cómo la preponderancia y el carácter estratégico de la información y del conocimiento en el mundo desarrollado actual está teniendo impactos sustanciales y profundos en nuestra estructura social y productiva, comparables a los que son consecuencia de las especificidades de la actual globalización y a la aceleración sin precedentes de los ritmos de cambio, que nos ubican en lo que se podría denominar una “era transformacional”. La consecuencia mayor de todo esto en el ámbito de la educación se refleja en nuevas necesidades, como “aprender a lo largo de toda la vida” o “aprender a aprender”. El análisis de la situación en España hace señalar al autor que la economía global e informacional ha vuelto obsoleto el modelo español de desarrollo, basado en la mano de obra barata, para exigir una fuerza de trabajo cualificada, al tiempo que el sistema escolar español es víctima de su propia estructura perversa, que se traduce en elevadísimas tasas de fracaso y abandono, con independencia de las capacidades de los escolares y de las potencialidades de la sociedad del conocimiento. Precisamente en la estructura y mecanismos propios del sistema escolar se halla la causa de su fracaso. El artículo finaliza con un conjunto de propuestas aplicables tanto en el terreno de los pupilos como en el de los docentes, combinadas con acciones en el terreno cultural.
La ponencia es una versión ampliada de otro texto escrito para la Fundación Francisco Largo Caballero, con una sección adicional sobre la sostenibilidad del gasto educativo.