Mi foto

Sociólogo, catedrático en la Universidad Complutense. Buena parte de mi investigación ha estado dedicada a la educación, en particular a las desigualdades escolares, la organización de los centros, la participación social, la profesión docente y la política educativa.
También he trabajado y trabajo sobre desigualdades sociales, sociología de las organizaciones, sociología económica. Ahora me interesan especialmente las redes, la internet y, en general, lo que llamo, para que rime, sociedad o era global, informacional y transformacional (SEGIT).

24 abr. 2011

Adios al profesor y amigo Mutsuo Yamada

Anteayer falleció mi amigo y compañero el profesor Mutsuo Yamada. Durante varios años fue profesor invitado en la Universidad de Salamanca, donde impartió clases sobre la historia, la sociedad, la lengua y la cultura japonesas en las facultades de Filología y de Ciencias Sociales, actuó de enlace con la Asociación de Amigos de la Universidad de Salamanca en Japón y tuvo a su cargo parte de las actividades académicas del Centro Cultural Hispano-Japonés, que yo dirigí entre 2007 y 2009. De edad avanzada, aunque no tanto para el canon japonés, volvió a su país en 2009, preocupado por su edad y su salud pero inconsciente de lo que se avecinaba.
Después de dos años y medio al frente del Centro puedo acreditar que no siempre es fácil para un español entenderse con un japonés, pues, a pesar de una indudable atracción cultural mutua, los códigos y costumbres son muy distintos. Pero en Mutsuo vi desde el primer momento, y el tiempo me lo confirmó, una persona de una enorme rectitud, nobleza y compromiso (un samurai, estoy tentado de decir) a la vez que una mente abierta y comprensiva especialmente entregada a establecer puentes entre culturas y entre personas.
En junio pasado, aprovechando una estancia en la Universidad de Sophia, Tokio, pudimos Marisa y yo encontrarnos por última vez con él. Hace apenas un mes, tras escribirle preguntando por su suerte y por cualquier posibilidad de ayuda a mi alcance tras la doble catástrofe del maremoto y el terremoto, aprovechó la respuesta para decirme, como de paso, que le habían diagnosticado una enfermedad terminal en fase irreversible, por lo que renunciaba a cualquier tratamiento y se disponía simplemente a poner sus cosas en orden y a despedirse de familia y amigos.
Hace dos semanas nos remitió a diversos amigos y colegas el original de un libro: El cristianismo en Japón: Ensayos desde ambas orillas, que contenía un interesante ensayo suyo: "Civilización japonesa: la barrera cultural para la aceptación del cristianismo" (págs. 62-81), con la sugerencia de que le enviásemos cualquier comentario. No me dio tiempo, pero aprovecho la ocasión para difindurlo aquí.
Creo que pudo marchar satisfecho de su vida y su trabajo, que es la mejor manera de hacerlo. Mis condolencias a su esposa, Yuko, hijos y amigos.