7 feb. 2011

Entrevista sobre la escolarización en casa

Soy L.A., periodista de un medio de comunicación llamado www.lainformacion.com. Me pongo en contacto con usted porque estoy haciendo un tema sobre la no escolarización de los niños y su educación en casa (homeschooling) y tengo algunas preguntas a este respecto que me gustaría que me respondiese un experto en la materia

-          ¿Puede existir algún problema de socialización de los chavales si no son escolarizados?

Sí, no es inevitable, pues depende de las condiciones generales dentro y fuera de casa, pero puede existir. La escuela es una institución adecuada para educar para la vida en sociedad precisamente porque es la sociedad, es decir, porque es distinta de la familia. La familia es una institución primaria, como el hogar, la aldea o la tribu. Las fábricas y oficinas, la ciudad, los partidos y sindicatos, los clubs, los cuarteles o las edificios de apartamentos que nos esperan son instituciones secundarias, y se debe aprender a vivir en ellas en otra institución secundaria, la escuela. Además, la escuela es un microcosmos sociales que reune a distintas clases, razas, creencias, etc., como lo hace la sociedad; la escuela, no.

-          Por lo general estos niños cuentan con más tiempo libre para realizar actividades extraescolares que los demás, por ello pasan gran parte de su tiempo asistiendo a actividades como música, teatro, danza, clases de idiomas… ¿Podrían estos lugares suplir la función de la escuela en lo que a socialización se refiere?

Efectivamente, otras actividades pueden suplir a la escuela en este aspecto, aunque existe el riesgo de que las mismas familias que los quieren apartar de la escuela quieran apartar a sus hijos de estas actividades, o llevarlos sólo a algunas muy selectivas.

-         
¿Es necesario que un niño siempre esté con personas de su edad o es bueno también que pase gran parte de su tiempo con adultos?


Debe hacer las dos cosas: el grupo de iguales proporciona un espacio interactivo donde explorar y construir experimentalmente la propia identidad; la relación con adultos proporciona modelos de referencia, lo que la psicología social llamaría el "otro significativo"; incluso la relación con menores tiene otra función, pues al cuidar de ellos, al socializarlos, el socializador, sea niño o adulto, se resocializa a sí mismo.

-          ¿El hecho de llevar una vida diferente a la del resto de chicos/as de su edad podría crear algún tipo de trastorno al pequeño?


Llevar una vida diferente no es ningún problema en sí mismo siempre que se entienda y se sepa por qué. La cuestión es qué cosas puede perder: relaciones con personas de otro sexo, de otra clase, de otras culturas, de otras edades... y un contexto de desarrollo menos superprotector que la familia. A cambio, claro está, también pueden librarse de otras, en particular de centros, profesores y alumnos que no siempre son modélicos.
No olvidemos que la opción no es tan nueva: los hijos de la nobleza y de la burguesía, de un lado, y de la mayor parte del campesinado, de otro, se educaron así por siglos, mientras sus compañeros de las clases medias y populares en las ciudades ya acudían a las escuelas.