Mi foto

Sociólogo, catedrático en la Universidad Complutense. Buena parte de mi investigación ha estado dedicada a la educación, en particular a las desigualdades escolares, la organización de los centros, la participación social, la profesión docente y la política educativa.
También he trabajado y trabajo sobre desigualdades sociales, sociología de las organizaciones, sociología económica. Ahora me interesan especialmente las redes, la internet y, en general, lo que llamo, para que rime, sociedad o era global, informacional y transformacional (SEGIT).

24 sept. 2010

Universidad: ¿supereficacia o infraexigencia?

España combina, como es sabido:
a) una alta de fracaso escolar en la enseñanza obligatoria, hasta el 30%;
b) una alta tasa de abandono escolar prematuro, es decir, de jóvenes que no llegan a obtener ningún tipo de titulación de enseñanza reglada postobligatoria, hasta el 40%:
c) muy elevadas tasas de acceso a la universidad, concretamente, en 2007-2008, del 41% a los estudios de tipo A (las antiguas licenciaturas) y el 22% a los estudios de tipo B (las antiguas diplomaturas), lo que suma un 63%, por detrás todavía pero no mucho del 73% de la OCDE y el 69% de la UE19;
d) altas tasas de graduación en estudios superiores, concretamente del 47.3% en total (33.1 de tipo A maçs 14.2 de tipo B), frente al 47.5 (38+9.5) de la OCDE y el 44.7 (38.2+6.5) de la UE19 (en 2004 llegamos incluso al 50%);
e) o, lo que explica la relación entre c) y d), muy altas tasas de compleción de los estudios superiores (porcentaje de matriculados que los terminan), que alcanza el 76%, frente al 69% de la OCDE y el 70% de la UE.
Dicho de otro modo: elevadas tasas de fracaso en la educación básica, pero elevadas tasas de éxito en la superior; a pesar de que en nuestro sistema accede a la universidad prácticamente todo el que termina el bachillerato, lo que incluye un amplio contingente de alumnos que en otros países iría a algún tipo de formación profesional superior (tipo CFGS, CINE4, etc.) o cursaría una formación profesional media (CFGM) en vez del bachillerato, las tasas de compleción de estudios son superiores a la media de países de nuestro entorno y más desarrollados.
Conseguir tanto éxito superior con tanta deficiencia básica o intermedia sólo puede tener dos explicaciones: o la docencia de la universidad es de una calidad extraordinaria, o la discencia recibe un trato más permisivo que en otros lugares. O la docencia es muy potente, o la evaluación es muy floja. Que cada cual apueste.