4 ene. 2007

Cosas para empezar

Me preguntan desde la dirección de una Facultad de Educación (entre otros consultados) qué cosas debería ser capaz de hacer un maestro/una maestra cuando empieza a trabajar en una escuela. Ahí van.
  1. Expresarse con claridad y precisión de acuerdo al contexto, sea de colaboración profesional con lo colegas o con otros agentes o instituciones, pedagógico ante los alumnos o relacional ante las familias y la comunidad.
  2. Comprender la autonomía e importancia de la realidad organizacional, así como la especificidad de su centro, e interesarse y corresponsabilizarse por su situación, su funcionamineto, su proyecto.
  3. Buscar y encontrar por iniciativa y cuenta propias la información necesaria y los recursos disponibles para atender a las especificidades culturales y estructurales de su alumnado, así como para valorar y  aprovechar las oportunidades de su entorno.
  4. Coordinar eficazmente su trabajo y contribuir a hacer otro tanto con el de sus alumnos y, en la parte que le corresponda, con el de sus compañeros, empleando para ello los medios organizativos y tecnológicos disponibles
  5. Asumir como también propia la responsabilidad de actualizar sus conocimientos, de acuerdo con la evolución de las necesidades de la sociedad, el sistema educativo, el centro y el público para los que trabaja.

2 comentarios:

  1. Anónimo11:07

    Quizá alguien le pueda hacer llegar estas humildes líneas a la "experta" sin ánimo de encocorarla.

    No es de extrañar que nos bloqueemos frente a verborrea psico-pedagógica.

    En la página 9 de la revista T.E. (Trabajadores de la Enseñanza) de CC.OO, correspondiente a Diciembre de 2006 (nº 278), se incluye una entrevista a la "experta" , María José Díaz-Aguado, catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación, de la Universidad Complutense de Madrid

    Reproducimos este párrafo por ser un ejemplo de libro de discurso hueco y sin respuestas sólo con verborrea inútil.

    Pregunta el entrevistador Jaime Fernández:
    ¿Pero qué hacer ante los alumnos que se enfrentan al profesor cuando les llama la atención?

    Respuesta de la catedrática María José Díaz-Aguado:
    Con esa actitud de confrontación estos alumnos suelen iniciar una escalada coercitiva para demostrar el poder que tienen, tratando de vencer al profesor, algo que quizá hagan también con sus padres y otras figuras de autoridad. Aunque este tipo de enfrentamientos sean mucho menos frecuentes que la mera disrupción, también son mucho más graves.

    Luego viene otra pregunta, y otra "respuesta" ...

    Es una lástima que el periodista no le repita la pregunta, tan huérfana de respuesta.

    ¿Qué les parece?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo19:19

    y qué deberia ser capaz de hacer un profesor de universidad? ir a clase? no dejarle todo el trabajo sucio a los becarios? Intentar implicar a los alumnos en la asigantura?
    Por desgracia, esto sucede muy poco en nuestras universidades. Y debemos agradecerselo en gran parte a la grandilocuencia de los discursos del profesorado,que habitualmente se ven respaldados con un desaire y pasotismo por la instituciòn que acaban pagando los alumnos con ganas de aprender y no simplemente de pasar de largo por las asignaturas.
    un cordial saludo

    ResponderEliminar